El clásico de un pibe

huracan en el bajo

Probablemente los adolescentes hinchas de Huracán estén bancándose las cargadas de sus amigos de San Lorenzo, pagando las apuestas realizadas en la previa del partido, como me pasó a mí en el clásico anterior y en el de ayer.

Los jóvenes, tanto en la escuela como en el barrio, empezamos a palpitar el clásico desde las semanas previas, con cánticos, cargadas, amenazas deportivas, lo típico del folclore del fútbol. Actualmente, el uso de las redes sociales, condimenta más la previa y aumentan las expectativas.

El clásico con San Lorenzo para un pibe es ir a la cancha (cuando se puede) y estar puteando a tu amigo, o a un familiar, el mismo al que en unas horas vas a estar abrazando. Es hacer realidad las anécdotas contadas por los padres o cualquier persona que lo haya vivido más veces. Es gozar de felicidad cuando termina el partido o no querer moverte de tu casa ni hablar con nadie. Todo eso implica para un pibe un Huracán – San Lorenzo.

El clásico que más recuerdo es el 1-0 en la Bombonera con gol de Paolo Goltz, en lo que fue una fiesta inolvidable de la gente en un partido para el infarto. También el 3-0 en el Ducó con mayoría de jugadores juveniles.

Aunque nos haya tocado perder ayer, aunque estemos con una bronca terrible y ellos deliren de felicidad, todos los pibes que vimos relativamente pocos clásicos estamos contentos de que vuelva el partido que no podía faltar. Y ojalá los quemeros tengamos revancha en el clásico de la fecha 24.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento