El Firulete Quemero: Una Jugadita, Por Amor de Dios

1

“Han pasado los años, y a la larga he terminado por asumir mi identidad. Yo no soy más que un mendigo de buen fútbol. Voy por el mundo sombrero en mano y, en los estadios suplico: ‘Una linda jugadita, por amor de Dios’”. Eduardo Galeano, El fútbol a sol y sombra

 

 

Las agujas del cronómetro del árbitro Abal se clavan en los 9 minutos del segundo tiempo y el debutante Distéfano deja su lugar e ingresa otro debutante, el chileno Edson Raúl Puch Cortéz; tuvieron que pasar unos minutos nada más para que comience a deleitarnos con algunos quiebres de cintura y gambetas eléctricas dejando tirados en el pasto a los jugadores del lobo, quienes al ver que poco podían hacer frente al trasandino no dudaron un segundo en hacerle sentir el rigor de bienvenida, a punto tal que Facundo Oreja en un acto desesperado lo sacudió para luego ser expulsado por doble amarilla. Algunas gambetas nada más, hacer expulsar a un rival hacen que uno lo mire con buenos ojos; igualmente desde la popular se escuchó el clásico latiguillo “es un vende humo”; nadie tiene la bola de cristal para aseverar de manera contundente que es lo que sucederá con este muchacho, lo que si podemos afirmar es que gracias a su desparpajo es merecedor del “Firulete Quemero”; esa jugadita que pide Galeano en el prólogo de “El Fútbol a sol y sombra” se dio en el Palacio en el segundo tiempo y a muchos de nosotros nos sacó una linda mueca.

Huracán igualó con Gimnasia y Esgrima La Plata en un tanto con gol del chico Campana, jugador formado por el Club con un futuro promisorio y el empate podría haberse quebrado para cualquier lado, viendo la formación del primer equipo, el resultado no está mal, claro que queremos un triunfo y más en condición de local, pero desde acá se hace la salvedad que este plantel formado por mayoría de suplentes, mas algunos pibes surgidos del club, de antemano no era garantía para muchos y lograron sobreponerse a un resultado adverso luego de que abriera el marcador el conjunto dirigido por Pedro Troglio.

Lo venimos diciendo, Huracán hoy le hace partido a cualquiera, jugando con titulares o suplentes, brillando con el toque o ensuciándose al meter los pies en el barro, es un equipo previsible para el Pueblo Quemero (no para los rivales) que sabe que no dejarán pelota por jugar, que cuando el jugo no aparezca, tendrá que ser suplido por el sacrificio y esa premisa pareciera ser que la tienen grabada estos jugadores, donde ingrese quien ingrese, sabe que tiene que sumar. Hoy un pibe que entra no se quema, como sucedió durante tantos años, la prueba es Campana; de buen partido y gol del empate; felicidad absoluta del delantero y de los/as hinchas que se acercaron al Palacio.

Se viene el partido por la Copa Libertadores el martes en Bolivia y luego, el domingo, vuelve el clásico de barrio más lindo del planeta. La confianza en este plantel y cuerpo técnico está, vayan y continúen haciendo historia; estos colores bien saben que acá hay una hinchada que nunca los va a abandonar. Tocando y metiendo, Huracán está de pie y con la cabeza bien en alto.

 

Banderas Quemeras, en tu Corazón,

Yo quiero verlas, Ondeando Luzca el Sol o No…

 

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento