El Taladro pinchó el Globo (Banfield 1 – Huracán 0)

Huracán perdió por la mínima diferencia en el estadio Florencio Sola y sufrió uno de los peores desempeños del equipo en este último tiempo. De nuevo, no pudo conseguir un triunfo de visitante y estiró la mala racha fuera de casa. Banfield fue considerablemente superior y perdonó al Globo en más de una ocasión, convirtiendo el único gol con la cabeza de Nicolás Bertolo.

Por la séptima fecha del torneo de Primera División Julio H. Grondona, el conjunto de Parque Patricios, que venía de golear a Argentinos Juniors en el Ducó, llegó al Sur en busca de la primera victoria en condición de visitante del año. Ya de entrada, Apuzzo se vio obligado a realizar dos cambios respecto al once inicial del sábado pasado: Leonardo Zaragoza reemplazó a Federico Mancinelli y Nicolás Bruna ocupó el lugar de Lucas Villarruel. Huracán debía aprovechar el respiro que le dejó la Copa Libertadores y la semana de descanso desde el último partido. Sin embargo, el equipo pareció más impreciso que nunca y, con el resultado de hoy, acumula la cuarta derrota consecutiva de visitante por el campeonato local. A su vez, tenía en frente a un Banfield que venía en alza, con tres triunfos consecutivos (dos por el torneo y uno por Copa Argentina).

Germán Delfino pitó el comienzo del partido a las 8 en punto y a partir de entonces fue un monólogo del local. Durante 25 minutos, los dirigidos por Matías Almeyda acosaron a un Huracán que no lograba hilvanar dos pases seguidos. Siete jugadas clarísimas de gol dejó pasar Banfield para llegar al entretiempo igualados en cero. Mauricio Cuero y Marcos Díaz se vieron las caras en tres situaciones mano a mano, desperdiciadas por el colombiano. A esto se le sumaron un tiro que dio en el travesaño y otro que pasó apenas por encima. Luciano Civelli tuvo su chance tras un córner que el arquero llegó a tapar con una excelente reacción. Y fue el turno de Juan Cazares luego de un contraataque, que al momento de rematar Díaz ya había llegado a achicar. El tiempo corría y Banfield cada vez era más. Y mientras tanto, a Huracán no le salía una. Los defensores estuvieron muy lentos ante la velocidad de Noir y Cuero. Dejaron libres las marcas y cometieron varios errores con pelota. Recién a los 36 minutos, ya con Edson Puch afuera de la cancha, el ‘Rolfi’ Montenegro tuvo su oportunidad con un bombazo al palo derecho de Enrique Bologna, que por el efecto que tomó la pelota terminó cruzando paralelamente toda la línea de gol y finalmente saliendo por al lado del palo izquierdo. El Taladro siguió teniendo la posesión, pero no pudo conseguir nada y así se fueron a los vestuarios.

Huracán, que tenía que agradecer el resultado parcial y aprovechar el entretiempo para encontrar el orden, hizo todo lo contrario. A los dos minutos del complemento, Ricardo Noir le dejó servida la pelota por el bando derecho a Nahuel Yeri, que pasó a toda velocidad para enviar un centro al segundo palo. Nicolás Bertolo apareció desmarcado y cabeceó a la esquina derecha de Marcos Díaz, que nada pudo hacer. A partir de entonces, el partido se tornó más tranquilo, aunque el Globo tuvo sólo una oportunidad de empatarlo apenas pasados los 30 minutos. Sólo una. Romero Gamarra, desde el medio del campo de juego, conectó con Toranzo a su derecha, que habilitó a Montenegro para que se la dejara a Ábila dentro del área. Pero ‘Wanchope’ ejecutó desviado por afuera del palo izquierdo del arquero y ahí mismo se esfumaron todas las esperanzas que quedaban de convertir.

El partido finalizó con un balance que dejó mucho que desear. El planteo del juego no se vio y las individualidades fueron nefastas. Los de abajo se equivocaron, los de arriba ni aparecieron. Cabe destacar la labor del uno quemero, aunque Banfield aportó a la figura del Globo con sus errores al momento de definir. Ahora, lo más preocupante es lo que se viene: en abril Huracán disputará tres partidos por el torneo local (Boca Juniors, Racing y Tigre), los tres que quedan de Copa Libertadores (Universidad de Sucre, Cruzeiro y Mineros) y la Supercopa ante River Plate. En un principio parecía que el rendimiento del plantel estaba bajo por la cantidad de partidos jugados y el recambio. Pero esta noche, con los supuestos mejores en cancha (exceptuando a los lesionados) y con un receso de una semana sin jugar, el Globo mostró su peor cara. Sólo queda corregir pensando en lo que se viene, sin regalar puntos en el campeonato, y apuntando a lo más alto en los otros certámenes.

Por Julieta Miguez.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento