La opinión femenina

10922448_10153070152749110_2436694184239151935_n

“Cada vez te quiero más y no me importa lo que haces, que estoy loco me dirán justo a ti voy a querer. Cada vez te quiero más y no me quieran convencer te necesito como sos, tu locura me hace bien.” No tengo palabras, no sé cómo empezar. Escribo con la sangre caliente del partido. Tengo mucha bronca, pero, no sé cómo, estoy convencida que mañana es otro día, que la vida sigue, que lamentablemente perdimos tres puntos y que hay que pensar en cómo comernos crudos a Argentinos en nuestro Palacio. No sé cómo, no me lo preguntes, no hay fórmula, ni tiene ciencia: simplemente no voy a permitir caer ahora después de todo lo que la remamos para volver a estar en este lugar. Estamos todos re calientes, con mucha bronca, con mucha decepción. Pero, ante la fiel convicción de que los clásicos se tienen que jugar en el césped, me es imposible decir que el resultado sea el reflejo de lo que se vio en más de 90 minutos, o que Huracán no haya jugado bien. Insisto, como lo dije mientras miraba el partido, colectivamente Huracán no jugó un mal partido. Pero no alcanzó. Una vez más.

Ahora sí, intentando bajar la sangre de la cabeza, ya está, se perdieron tres puntos, se perdió el clásico… Las ausencias que nos azotan, los errores defensivos nos persiguen, el planteo del técnico no gustó tanto, y los cambios se hicieron mal. Puedo ponerte en estas líneas millones de excusas por no haber traído los tres puntos a Parque Patricios. Pero, con decir que en estos años nos desacostumbramos a este tipo de partidos, a este tipo de torneos, a los clásicos, a las copas, creo que alcanza. Fuimos verdes, muy verdes. La reacción llegó tarde. El árbitro calentó el partido y nos tiramos de cabeza a defender los colores frente a la soberbia de un tipo nefasto. La chicana desde adentro no tiene que existir. El folcklore tiene que ser sólo de los hinchas. Hay que aprender de los errores, de los no futbolísticos, y los futbolísticos, como que Sotelo no está para jugar en Primera, que Montenegro caminó la cancha en un clásico, que la defensa se come los dos primeros goles, que Puch tiene que tener más minutos en cancha, que Ábila ya está cansando a todos, que los cambios otra vez se hicieron mal. Y así puedo seguir hasta mañana. Pero a esta altura ya está, yo ya puse mi cabeza en que hay que ganarle a Argentinos como sea.  Bancando a Apuzzo y a los que mejor puedan representarnos en la cancha.

Huracán erró lo que tuvo, menos una, y la pagó caro. Se le escapó el clásico de las manos. Pero, lo que viene, también es difícil. Es hora de volver a darle ruedo al torneo local, empezar a sumar, y más en casa. Es importantísimo que descansen los que no pueden rendir al 100%. Tenemos un tiempo para volver a los partidos de la Copa, y es menester dejar de mirar de reojo este torneo. Los partidos acechan y el tiempo corre. Vamos Globo querido, despertate. Es el momento… Vos no te das una idea la cantidad de gente que espera tu vuelta a lo grande. Miles de gargantas. Miles de almas. Un ritual sin calma. Sos enorme, Huracán, levántate. Por tu gente, por tu historia, por los colores, por la identidad, por el barrio, por todos nosotros. Te seguimos cuando estás bien, y te seguimos cuando estás mal.

 

Globo querido… “CUANDO ESTALLE LA GUERRA, ESTARÉ EN LA TRINCHERA CONTIGO”.

 

¡¡La razón cuando me faltan razones!! (xxHxx)

Victoria Stenvers

@VicoHuracan

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento