La opinión del hincha (internacional)

0008185916

Enorme desilusión se llevaron los Quemeros del Palacio Duco. Bastaba ver las caras y escuchar los comentarios a la salida para darse cuenta que la gente sintió el golpe y que el estado de ánimo bajó 3 escalones de un saque.
Las tribunas se volvieron a poblar. Pese a las derrotas acumuladas en el torneo local, volvimos a decir SI y ocupamos nuestro lugar para ver al Globo jugándose una de sus ultimas cartas en esta Copa Libertadores. Huracán siempre tuvo la pelota, siempre inquietó y generó varias situaciones a lo largo de todo el partido. Incluso se puso en ventaja con un gol de Wanchope Abila pero a los pocos minutos el visitante empató. No pudimos aguantar un resultado y luego tampoco supimos volver a ponernos en ventaja.
La entrada de Puch, desde el vamos, traía una esperanza para poder abrir el juego. El comentario en la Bonavena era el mismo en todos los rincones y palabra mas, palabras menos decía: “El chileno hoy juega por afuera, bien puntero, va a generar desbordes y con esas asistencias, Wanchope mete 3”. No tengo contacto directo ni con el plantel ni con el cuerpo técnico, no se quien tomó la decisión que Puch se cerrara cada vez que Huracán atacaba. El primer tiempo causaba estupor ver como la salida era Echeverría (los rivales lo dejaban libre para que transporte el balón, sabiendo que estaba con pie cambiado) e instantáneamente Puch haciendo la diagonal sin pelota hacia el medio. Yo me frotaba los ojos, no lo podía creer. En el segundo en algunas jugadas se tiró por afuera y, como era obvio, vino peligro. Pero se regalaron muchos minutos de un partido chivo. En el complemento entró Torassa por derecha para (supuestamente) abrir ese sector. Y como un mandato del destino, el 90 por ciento de las jugadas empezaron a ser por izquierda…
En el medio Vismara sostenía a Huracán. En la desesperación por el paso del tiempo, por momentos se vistió de enganche ya que Gamarra ni Montenegro en el segundo hicieron nada de su labor.
Igualmente cabe destacar que Huracán fue mucho más y mereció la victoria. Los noventa minutos fueron un monólogo Quemero y en la única jugada de ataque que tuvieron los visitantes, convirtieron. Pero no alcanza, pusimos todo para la Copa y todavía no pudimos ganar un solo partido.
El martes que viene nos jugamos todas las ilusiones frente a los brasileros. La vida futbolística estará en juego. No es momento para hablar de las actuaciones de algunos jugadores y en ciertos partidos puntuales del cuerpo técnico. Es de esperar que sepan que el Estadio tendrá mucha gente ya que nos vendieron las dos entradas juntas. Y bueno, es de esperar que se la jueguen para darnos una satisfacción, que en este 2015 vinieron a cuentagotas.

 

Saludos Quemeros!
Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento