La opinión femenina

11037216_827334587356407_5567208655468814708_n

¡¡¡¡Dios santo, qué bello Abril sos vos!!!! Hoy es todo felicidad, hoy es todo rojo y blanco, hoy es todo sonrisas. No importa que sea lunes, que tu jefe tenga cara de culo, que tengas parciales esta semana, o que tengas muchas reuniones. Sencillamente, no importa nada, porque esta semana despertaste como un Supercampeón. Me siento que tengo el mundo a mis pies, donde todos miran el dije que llevo al cuello hace tantos años, y me sonríen, con respeto, porque acá estamos, respiramos, volvimos, sobrevivimos, renacemos. Siempre fue así nuestra historia, un martes Huracán te deja afuera de la Libertadores, y todo, pero absolutamente todo era negro, y bla bla bla bla, pero ya nadie piensa en eso, quedó en el pasado. Hoy, somos Supercampeones y la alegría es infinita. Huracán revivió. Te deja en la lona un martes y el sábado te explota el corazón de nervios, de alegría, de copas. Hoy es así nuestro amor. Mientras me lleves al cielo, Globo, yo te perdono…

Me va a ser imposible describir con palabras lo que viví este fin de semana en tierra sanjuanina. 14 horas de micro, todo por esta ilusión que me condena. Llegué el sábado al mediodía, era todo River Plate. Pero cuando me cruzaba con algún Quemero, la sonrisa se nos dibujaba en la cara, automáticamente: esto es familia. Con los ánimos por el piso por la eliminación de la Libertadores, nos convencíamos que si estábamos ahí, era sólo por amor a los colores. No había UN pronóstico a nuestro favor. Pero ahí estábamos, de todas maneras, no muchos, pero poniendo el pecho siempre para acompañar al Globo. Eran más que nosotros, muchos más, pero no se escuchaban. Y si en la tele parecía que se escuchaban, perdónenme, pero yo no escuché nada. Estuve en un semi trance todo el partido, sentí que se me iba el alma en esa bendita tribuna. ¿Se puede morir de nervios? Espero que no, aunque con Huracán siempre me siento al límite. Pero ver a Espinoza desbordando, poniendo, corriendo, sintiendo la camiseta, después de tanto tiempo lesionado, me recordó que no estábamos muertos, que la seguíamos peleando. Y con el gol del chileno, ya está, rocé el cielo. Había que aguantar con uñas y dientes, no importaba, y para eso, todos respondieron, todos estuvieron a la altura. Los últimos 20 minutos del segundo tiempo fueron una agonía… Y un 25 de Abril, para los religiosos, el día de San Marcos, ahí lo tenés al dueño de los tres palos, que, otra vez, se vuelve a convertir en héroe. Avenida Caseros debería llamarse Avenida Marcos Guillermo Díaz. CINCO MINUTOS DE ADICIÓN, me muero chicos, me muero, no me aguanta el bobo. Pitazo final. No sé qué pasó, no entiendo nada, el trance terminó, me brotan las lágrimas, no puedo evitarlo, otra vez fue mi abuelo desde el cielo con este enorme regalo de cumpleaños para mí, todos nos abrazamos. Era la consigna, abrazate con cualquiera, total, tenemos todos la misma sangre. Infectados por esta enfermedad que no se cura, pero que no importa, no queremos curarnos. Huracán es así… Te mata y te revive en una semana. No importa nada, somos Supercampeones. Vestí con orgullo tu camiseta, recordale a todos que sos hincha del nuevo Campeón, inflá el pecho. Acostumbrémonos a vivir cosas buenas, a pelear cosas grandes, esas que antes mirábamos de reojo y que hoy estamos siendo parte. Te eliminaron de la Libertadores, pero entraste a la Sudamericana. Nos están dando otra oportunidad de demostrar para qué estamos. Y vos tenés que ser parte.

Gracias vieja por dejarme ser Quemera, vivirlo desde la tribuna fue una cosa impagable. Sonreí Quemero, esta semana es todo rojo y blanco. Como tu corazón.

 

¡¡La razón cuando me faltan razones!! (xxHxx)

Victoria Stenvers

@VicoHuracan

 

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento