Qué no nos roben el mes de abril

B9iX_qMIEAADe7y

Huracán comenzó este año deportivo sabiendo que tendría por delante un número de competiciones domésticas e internacionales que lo obligaba a conformar un plantel profesional con variantes, no sólo para encontrar respuestas desde lo táctico, sino también para suplir los posibles lesionados o suspendidos, y poder implementar una rotación en el once titular.

Cuando uno tiene un compromiso importante, o varios, se prepara de una manera especial para estar a la altura de las circunstancias. Si uno tiene una fiesta de gala y cuenta en su armario con un pantalón roto, hace lo posible por conseguir uno en condiciones. Parece que en Huracán el sentido común no estuvo presente y la premisa de traer jugadores con sueldos económicos fue, en su momento, la que manejó el mercado de pases.

Las consecuencias no fueron solamente deportivas. Cuando el Presidente, desde sus vacaciones y a través de su grupo de confianza, se encargó de tomar las decisiones en materia refuerzos, destruyeron la subcomisión de fútbol profesional que era el nexo entre el vestuario y los dirigentes. El arribo de Blázquez, Distéfano, Bruna, Gil Clarotti y Carrera parecían ser apuestas para reforzar la reserva y así lo están demostrando.

Ante la lesión de Mandarino y Arano, y la millonaria venta de Gonzalo Martínez a River, El recién ascendido Huracán necesitaba variantes para tener opciones en los laterales y para suplir a uno de sus mejores jugadores, como así también algún delantero que le genere una competencia a Wanchope Ábila.

Balbi y el demorado Edson Puch eran, prima facie, los dos únicos jugadores en condiciones de pelear un puesto y sobre el cierre de la prórroga del libro de pases, ante las quejas populares por la falta de incorporaciones importantes, Huracán logró el regreso de Daniel Montenegro, lo que le costó la renuncia del Vicepresidente de la Institución, Walter Santoro.

La lesión de Cristian Espinoza tras su regreso de la Selección Juvenil fue una dura baja para Apuzzo, quien nunca pudo encontrarle un reemplazante natural. Las gotas de magia del chileno Puch ilusionaron en su debut, pero su mala forma física lo mantiene entre algodones fecha tras fecha.

Luego del buen arranque en Perú, en el repechaje por Copa Libertadores, donde Huracán mostró contundencia y buen juego, el equipo fue bajando su rendimiento. La tardía rotación implementada por Apuzzo obedeció a la falta de variantes en varios puestos y a los pobres rendimientos de jugadores como Sotelo y Zaragoza que obligaron a armar una línea de 4 con marcadores centrales, ofreciendo muchas ventajas.

La dupla Vismara-Villarruel es el punto más alto de este equipo pero el físico no les permite jugar todos los partidos y entre Gallegos, Moreno y Fabianessi y Bruna no se vislumbró un buen reemplazo.

En ofensiva las rachas goleadoras de Wanchope Áblia son lo más destacable. La alarmante irregularidad de Toranzo y el bajón futbolísico de Romero Gamarra no encuentran reemplazo en La ex delantera de All Boys (Torassa-Borghelo) y poco le podemos exigir al debutante Campana, que ha mostrado buenas credenciales. Por su parte Daniel Montenegro, por el momento no ha colmado las expectativas y transmite la imagen de un jugador muy cercano al retiro.

Con este panorama Huracán se encuentra en el fondo de la Tabla de Posiciones del Torneo de 30 equipos con 6 derrotas en 9 partidos jugados. En el plano Internacional El Globo consiguió 4 empates peligrando su clasificación, dejando pasar puntos increíbles, de local frente a Mineros de Venezuela y a Universitario de Bolivia.

Las malas decisiones de los dirigentes en materia incorporaciones -decoradas por errores  de club de barrio como es la falta de habilitación de un jugador convocado- y la complicidad de un DT que agachó la cabeza y guardó silencio ante la falta de refuerzos nos dejan en el comienzo de este mes de abril que será, seguramente, en el que más cosas se jugará Huracán en su historia: La posibilidad de superar la instancia de grupos en la Libertadores, la chance de sumar otra estrella en la Super Final vs. River, y la continuidad en el Torneo Local.

Tras la dolorosa derrota frente a Racing, la única manera de salir a flote es una victoria ante el Cruzeiro. Y Aunque parece utópico esperar que en Huracán no se vuelva a tropezar contra la misma piedra una y mil veces, nos queda aguardar y exigir que no nos roben este mes de abril en el que nos jugamos mucho; en lo deportivo, en lo económico y en lo institucional. Nos jugamos mucho y deberíamos estar preparados de otra manera.

 

Juan Martín Zara

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento