¿La culpa es de TBS?

tbs2

El primero de septiembre de 2014 comenzó el vínculo entre la empresa de indumentaria TBS y el Club Atlético Huracán. Finalizado el convenio con JOMA, la anterior empresa proveedora de indumentaria, la Comisión Directiva encabezada por Alejandro Nadur eligió a esta marca de origen francés nacida en 1975, cuyas siglas significan “Terra Batut Santetic” (Tierra Batida Sintética, es decir, polvo de ladrillo.)

La falta de sincronización en los tiempos de producción de la firma y las exigencias de la agenda deportiva del Club hicieron que Huracán afrontara un par de meses de competencias con camisetas genéricas: la titular blanca y la alternativa roja, que eran aportadas por la nueva marca aunque sin presencia del logotipo ya que el vínculo aún no se encontraba vigente.

Con mucha expectativa generada en el pueblo quemero se llevó a cabo en La Quemita la presentación de la nueva indumentaria del Globo: Una camiseta titular blanca con la emblemática Torre de la Platea Miravé sublimada, una innovadora camiseta alternativa en dos tonos rojos en franjas horizontales y una tercera casaca negra con el estampado de un Globo en su parte inferior eran los nuevos modelos que se iban a lucir para tratar de conseguir aquel objetivo de retornar a primera división.

La coronación de Huracán en la Copa Argentina hizo que la camiseta roja, utilizada en esa final, se agotara rápidamente. Tras el desempate con Atlético Tucumán y el retorno a primera división las pocas camisetas que quedaban también se acabaron ante una inexplicable falta de reposición por parte de la empresa TBS, que se jacta de darle un servicio al club que no se lo da ninguna otra marca.

Para afrontar la Copa Libertadores y como homenaje al título de Copa Argentina la marca, que también vistió al Ñewell´s Campeón del 2004, modificó la camiseta titular y sacó a la venta otros modelos que desataron la polémica: Una camiseta camuflada -que todavía no se estrenó- y otra que intenta emular a la de la selección de Dinamarca de 1986 pero en realidad se parece a la de Los Andes.

En el día de hoy se conoció la nueva camiseta alternativa con un estampado de dos tonos de verdes con la leyenda “El Sexto Grande” en la espalda. Con este estampado la empresa presidida por el pintoresco Manuel Petrakovsky desconoce que en 1942, cuando la Asociación del Fútbol Argentino resolvió diferenciar a sus clubes afiliados según su poderío, Huracán fue uno de los seis que gozaron de voto triple. Uno de los seis, no el sexto. Esta medida fue además el único parámetro objetivo que existió para considerar “grandes” a ciertas instituciones y jamás hubo un orden de prelación.

Si bien el malestar del simpatizante quemero con la firma TBS ya está instalado, la Comisión Directiva aseguró en su última reunión los diseños no son aprobados por ellos y son decididos por la empresa. Además los dirigentes de Huracán no tienen quejas sobre la cantidad y la forma del suministro de ropa para la primera y aclararon que  se comenzará a entregar ropa a inferiores y a las demás actividades.

El contrato que une a Huracán y a TBS hasta el primero de diciembre de 2017 estipula la entrega de 1100 camisetas y 500 pantalones por cada año de contrato para el plantel profesional, 500 camisetas y 500 shorts para el fútbol amateur, aparte de la restante indumentaria de juego, para entrenamiento, para concentración, del cuerpo técnico y de otras actividades. Además del monto anual, que supera al millón de pesos, El Globo se hace beneficiario de premios por jugar o ganar las Copas Libertadores, Sudamericana e Intercontinental que oscilan entre los $200.000 y $1.500.000.

La cláusula Décimo Segunda del acuerdo con TBS establece que durante la vigencia del mismo dicha empresa podrá variar los modelos y diseños de la indumentaria y el Club se obliga a usar los nuevos sin tener ninguna injerencia en el diseño de los mismos.

Personalmente siempre voy a preferir la camiseta blanca con el cuello y el globo rojos, pero cualquier prenda que tenga un globo me genera el deseo de tenerla y desde aquella camiseta con la publicidad de SIAM, con la que empecé a ir a la cancha a finales de los 80, atesoro más de 20 casacas de diferentes colores y diseños.

Si bien las últimas camisetas diseñadas por TBS no son del agrado de la mayoría del pueblo quemero y sus precios son exorbitantes, la empresa no incumple el contrato al utilizar telas con estampados camuflados o colores y diseños poco tradicionales, ni al vestir a Huracán con el uniforme de Independiente en el clásico frente a San Lorenzo.

Por otro lado los dos miembros de la mayoría de la CD designados en el contrato para recibir la indumentaria no manifiestan quejas en los tiempos ni en la cuantía de la entrega de la indumentaria, pero las divisiones juveniles y las demás actividades que se practican en el Club siguen utilizando ropa vieja y de otras marcas como Meister, Kappa o Joma. Entonces me pregunto: ¿La culpa es de TBS o de quienes la contrataron?

 

JUAN MARTIN ZARA

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento