La opinión femenina

B9iX_qMIEAADe7y

Te voy a escribir a vos con el corazón en la mano. El golpe de hoy duele y mucho. Éste era el partido que había que ganar para empezar a sumar de local, a engrosar el promedio, para revivir en el torneo; porque volvimos supercampeones de la tierra sanjuanina, y eso no sirve de nada si te quedás esperando el milagro en el torneo local. Quizás mañana, cuando esté almorzando en familia, lo de hoy no lo vea tan grave. Pero ahora, es sencillamente inevitable.

Huracán es peor que una persona histérica. Te quiere, no te quiere, te quiere, no te quiere. Huracán te hace bien, te rompe los esquemas, te hace rozar el cielo, te saca Supercampeón, te hace llorar de alegría… Y después muestra su peor cara. Y acá estamos, tratando de recomponernos de que un equipo que no metía un gol hace más de 700 minutos, nos atropelle de local. Nos lleve por delante. Se haga guapo en nuestra casa. EN NUESTRA CASA. Hay que hacer un poco de autocrítica. Huracán, racionalmente, no puede ser el mismo equipo que te saca Campeón, que le pinta la cara al “cuco” Cruzeiro, y el que hace todo mal –TODO- para que Olimpo le dé vuelta un partido de local. Pero, lamentablemente, lo es.

Hoy salió todo mal. Desde jugar sin gente, pasando por los cambios, hasta menospreciar al rival: todo mal. La tibieza en el fútbol se paga caro. Y la falta de autocrítica también. Y hoy, todo eso nos costó fortuna. Hay que empezar a sumar en el torneo local como sea.

Disculpeme señora o señor, pero por hoy, ya no me quedan más palabras.

 

¡¡La razón cuando me faltan razones!! (xxHxx)

Victoria Stenvers

@VicoHuracan

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento