La opinión femenina

LIB220315-071F01

Si querés a Wanchope, si no querés a Wanchope. Si querés a Domínguez, si no querés a Domínguez. Si querés a Apuzzo, si no querés a Apuzzo. Si extrañás a los pibes, si no te gusta el planteo del DT. Si querés la cabeza de muchos, si no bancás a la CD. Si das la vida por volver un ratito al Palacio. Si te da igual ganar colgado del travesaño o predicando el jogo bonito. Si el goledor se va pronto o no. Hoy, a esta hora, terminado el primero de junio, no importa. No importa raza, religión ni color. Te juro que no importa nada. Huracán volvió a ganar después de 7 –eternos- encuentros. SIETE PARTIDOS Globo. ¿Cuándo vas a dejar de jugar con el sentimiento de tu gente? Definitivamente, nunca, sino, no sería Huracán.

No soy madre, pero lo de hoy, debe ser como un parto. ¡¡CÓMO PODEMOS SUFRIR TANTO!! Tengo aún el corazón en la boca. Con el 2 a 0 arriba estaba feliz, un poco me costaba creerlo, pero hacía lo imposible. Puede ser, me alenté. Huracán es enorme como para no poder ganarle por dos goles a un equipo que tiene de seudónimo La Crema. Pero bueno, pasaban los minutos, reinaba la tranquilidad por mi casa. Gol de Rafaela. No importa, Globo, con huevo, con el corazón, con el alma en cada pelota, a trabar con la cabeza si es necesario, había que ganar como sea. Menudo escándalo si no ganaban, la gente ya se quedó sin paciencia y con toda la razón. Gol de Rafaela, 2 a 2. NO PUEDE SER, DECIME QUE ES UNA JODA, POR FAVOR QUE APAREZCA UNA CÁMARA OCULTA, NO PUEDE SER. Bueno, sí, podía ser y lo era. Y encima, sin Vismara por dos faltas pedorras contra Bastía, que tiene mil quinientos años y sigue corriendo como un animal. ¿Me estás cargando, Huracán? Corren los minutos, cada vez que miraba la hora parecía que el reloj volaba, no puede ser, no puede ser esta mala suerte. En mi mesa, sólo se comentaba “los cambios van a ser defensivos” “Huracán se mete adentro del arco a aguantar el empate” “Somos horribles” “Mirá la defensa, es un flanciGOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL”. Listo, me quedé sin voz. Literalmente, lo grité desde las entrañas.  Por hoy, después de todo lo que nos costó volver a ganar, necesito mirar el vaso medio lleno. Déjenme, sólo por hoy que no critique lo pésimo que terminamos jugando.

Ruego al gran Ringo Bonavena y a mi enorme Abuelo, que están festejando en el cielo estos tres puntos, que este sea, DE UNA BUENA VEZ, un puntapié para empezar a ganar y poder afianzarnos en Primera. Mi corazón ya no está para estos trotes. Hacía mucho (pero mucho, eh!) que no gritaba un gol como el tercero de hoy. Casi que se me va el último aliento de mi vida… cuando digo que voy a ser de Huracán hasta la muerte, no exagero: básicamente, Huracán, un día de estos, me va a matar.

 

¡¡La razón cuando me faltan razones!! (xxHxx)

Victoria Stenvers

@VicoHuracan

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento