Maravilloso esta noche

000298821W

Javier Pastore jugó un discreto partido frente a Paraguay y algunos medios lo daban como una de las dos posibles variantes ante Uruguay, pero Martino se mantuvo firme en su postura inicial y en ningún momento pensó en tocar al hombre que según él “mueve los hilos del PSG” en la liga Francesa. Con una simple decisión, el DT de la Selección Argentina depositó toda su confianza en el cordobés, que adentro de la cancha la revalidó con todos sus pergaminos.

Como cuando estaba en Huracán, usaba la 16 y maravillaba al fútbol argentino con su desfachatez a la hora de jugar, Pastore rápidamente entendió que el partido debía pasar por él, que tendría la responsabilidad de acortar las líneas y hacerse cargo de la situación. Con tamaña responsabilidad en su espalda, número 21 de la selección nacional ocupó el ancho de la cancha y se movió de manera pendular para recibirla en los dos costados del campo de juego, aunque por momentos debió priorizar a Lionel Messi, por razones lógicas.

Cada vez que la pelota se encontró con el volante del PSG, el romance es mutuo e instantaneo: él la tiró para un lado, pero ella sabía que inmediatamente él volverá a buscarla, él la abrió a un compañero, pero ella fue confiada de que ese jugador en cualquier momento volvería a depositarla en su botín derecho, ella lo acompaño a él, cuando él metió el giro para hacer el cambio de ritmo, que terminaría en una abertura para Pablo Zabaleta y una posterior definición de cabeza de Sergio Agüero..

Hoy Pastore fue ese purrete del 2009, fue un jugador maravilloso para la vista, el que se mueve al compás de lo que le pida el partido, el que genera el ritmo, el que no corre, sino que baila ballet al compás del balón, fue una poesía adentro de la cancha, fue el del caño a Danilo Gerlo, el de la pisadita múltiple en el área grande ante el Chealse, el pibe que se ganó el corazón de todos los quemeros, que jamás olvidaran esos ochos meses de fútbol total que práctico en Huracán, el mismo que se llevó al Palermo y que hoy despliega en Francia, aunque hoy también y para toda la Argentina, explicó porque hay una hinchada que está enamorada de él, de su juego, de su elegancia, de su manera de disfrutar el fútbol. Hoy Pastore se lució para todo un país, aunque discretamente le regaló a todos los hinchas de Huracán un pequeño viaje en el tiempo.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento