Aire para el Globo (Huracán 1-0 Estudiantes LP)

Huracán venció 1-0 a Estudiantes de La Plata en el Tomás A. Ducó, con gol de Ramón Ábila. El conjunto de Néstor Apuzzo cortó la racha de tres partidos sin ganar y pudo respirar en casa.

En la tarde fresca y soleada de domingo, los hinchas de Huracán volvieron a recorrer los pasillos del Palacio tres meses y una semana después de la última vez. Aquel 18 de abril, el Globo había recibido a Tigre y, por los incidentes ocasionados con la policía, el Ducó fue sancionado con tres fechas de suspensión. En el medio, la Copa América estiró la espera para volver a casa. Hoy, por fin, había llegado el día. El acumulado de malos resultados, la presión de los promedios y la identidad de juego que todavía no aparece obligaban a Huracán a ganar de local y, por eso, el Palacio se colmó de ilusiones.

Patricio Loustau dio comienzo al partido entre Huracán y Estudiantes a las 18:15 pasadas. El primer tiempo se desarrolló, en gran parte, bajo el monólogo de pases del Pincha. Paradójicamente, el menottismo volvió al Ducó representado por Estudiantes de La Plata. Sin embargo, los dirigidos por Gabriel Milito, que fueron claros poseedores de la pelota, no encontraban profundidad en ataque. Y en la vereda de enfrente, Huracán esperaba el error del rival para generar situaciones de peligro. En el minuto agregado de la primera parte, David Distéfano recuperó la pelota en el círculo central y ensayó un exquisito pase diagonal a Cristian Espinoza. El 7 se adueñó de la pelota afuera del área sobre la derecha y la cruzó, entre la defensa y el arquero, hacia el segundo palo, donde apareció Ramón Ábila para empujarla y hacer vibrar las redes. Los del Globo abrieron el marcador cuando bajaban los telones del primer tiempo y así, con el 1-0 a su favor, se fueron a los vestuarios.

En el comienzo de la segunda etapa, Huracán se acomodó en la cancha y buscó, por momentos, estirar la ventaja de contraataque. La defensa no sufrió sobresaltos y logró anular los intentos del Pincha. A los 26 minutos, Agustín Torassa ingresó por Patricio Toranzo y el esquema pasó a ser 4-4-2, con Mauro Bogado y Federico Vismara como doble cinco. De esta manera, el mediocampo fue lo mejor que tuvo Huracán, con las grandes actuaciones en recuperación de los volantes centrales. Seis minutos más tarde, Álvaro Pereira cometió una dura infracción sobre Distéfano, y el árbitro le mostró la tarjeta roja. A falta de un cuarto de hora para el final, Estudiantes se quedaba con diez hombres. Pero fue a partir de entonces que el Globo empezó a retroceder en su campo y el Pincha a presionar y generar las situaciones más claras. A los 50 minutos, Loustau indicó el final del encuentro y en Parque Patricios se sintió el alivio.

Estos tres puntos eran tan necesarios como los próximos seis que se vienen. Cabe destacar, más allá de que la identidad de juego siga sin aparecer, que se ganó de local cuando era fundamental. Se cortó una racha de tres partidos sin triunfos frente a un Estudiantes que venía invicto hace ocho fechas. Y ahora, se aproximan Crucero del Norte y Nueva Chicago, ambos de visitante. Dos cruces directos para empezar la remontada y despegar, de una vez por todas, de la zona de descenso. Mientras tanto, Huracán se ubica en la 25ta posición con 17 puntos y respira, al menos por unos días, aires de esperanza.

Por Julieta Miguez.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento