Algo a que aferrarse

Huracan-1.jpg_925051666

Ante Defensa y Justicia, Huracán se mostró como un equipo lento, predecible, vulnerable a la presión en toda la cancha, angosto para jugar y completamente dependiente de la explosividad de Cristian Espinoza, pero frente a San Martín de San Juan pudo sobreponerse a todos esos problemas con dos variantes en la mitad de la cancha: Mauro Bogado y David Distéfano jugaron como volantes por las bandas.

Tras un magro partido ante el Halcón de Varela, en donde a Huracán le costó muchísimo pasar la mitad de la cancha, Néstor Apuzzo abandonó el 4-2-2-2 y lo transformó en un 4-3-1-2 con Federico Vismara como único volante central, pero con la colaboración de Bogado por la derecha y Distefano por la izquierda.

Con el cambio de esquema, no sólo el volante central del Globo se vio más acompañado en la mitad de la cancha, sino que José San Román y Carlos Arano encontraron un respaldo defensivo, para cuando sus rivales intenten lastimar abriendo la cancha y jugando a las espaldas de los lateral del Globo.

Asimismo, en ofensiva, Patricio Toranzo encontró descarga rápida en los costados con los ingresos de Bogado y Distéfano como volantes por las bandas y Cristian Espinoza tuvo la libertad de adelantarse unos metros, jugar cerca de Ramón Ábila y aprovechar su explosión y su velocidad para lastimar en los últimos metros.

Todo fue bien durante los 45 minutos iniciales, en donde los dirigidos por Apuzzo mostraron un cambio radical con respecto al equipo que fue disminuido ante Defensa y Justicia, pero en la última jugada, un mal rechazo de Vismara y un descuido para cubrir la segunda jugada terminó en el 1-2 del equipo dirigido por Carlos Mayor.

Durante el inicio de los segundos 45 minutos, el panorama fue parecido al de la primera mitad, pero con el correr de los minutos el cansancio fue mermando el rendimiento de los jugadores del Globo y el ingreso de Pablo Vitti y Daniel González por las bandas complicaron el conjunto de Parque Patricios, que tuvo que reemplazar a sus dos jugadores claves: primero Romero Gamarra reemplazó a Distéfano y luego Moreno y Fabianesi ingresó por Bogado.

Así, el Globo ya no tuvo el mismo ida y vuelta por las bandas, los laterales comenzaron a sentirse más vulnerables ante los desbordes de Vitti por derecha y González por izquierda, Toranzo no encontró más descarga, Vismara ya no encontró tanta compañía en el medio campo y Espinoza empezó a jugar más sólo de tres cuartos de cancha para adelante, aunque igual San Martín no pudo inquietar a la defensa del Globo y lo hubiera cometido tantos desaciertos defensivos: el pase largo de Romero Gamarra a Vismara que finaliza en la falta del empate de Vitti, en el cual Vismara corre el cuerpo y termina desviando la trayectoria del balón y descolocando a Marcos Díaz; y el grosero error de Carlos Arano a dos minutos del final para el 3 a 2 definitivo.

Si bien los errores defensivos y la forma en la que se dio el partido, generan un halo catastrófico sobre el presente del Globo y la continuidad de Néstor Apuzzo, que está muy ligada a como se dé el cotejo con Estudiantes de La Plata en el Tomás Adolfo Ducó; si algo puede generar esperanzas de cara al futuro, fue lo diferente que se vio el equipo con el ingreso de los dos volantes por las bandas, aunque no tengan suplentes (Germán Mandarino puede ser la única variante y todavía no está al 100 por ciento) y ninguno de los dos haya dado muestras claras de que lo puedan hacer durante los 90 minutos. Después de todo, para soñar a futuro, a algo hay que aferrarse.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento