Hablando mal por el bien de Huracán

banderaGlobogrande

Tengo la suerte de escribir en PatriaQuemera y ser leído por miles de quemeras y quemeros, esos que –socios o no socios – forman parte del Mundo Huracán en el que convivimos. En esta ocasión voy a hacer uso de este privilegio para tratar de entender, responder, o al menos asimilar las declaraciones del Presidente Alejandro Nadur:

“Hay una parte de la política y de los medios que se la pasan hablando mal sin razón…”

Considero mi gramática, sintaxis y ortografía lo suficientemente buenas como para no especular que la crítica se refiere a las formas en las que se escriben o dicen aquellas palabras que forman las oraciones que nuestro presidente considera “malas”.

Al ser parte de este medio y del mundo político de Huracán, por formar parte de la Asamblea de Representantes, darme por aludido no es una opción, es una obligación. Por eso trataré de descifrar los alcances de este comentario tan vago como poco feliz.

Está claro que el fuerte de este gobierno no es la publicidad de sus actos ni el derroche de la información sobre lo que ocurre en la vida política del Club. Por otro lado, cuando hay noticias que requieren trascendencia somos convocados para comentarlas y muchas veces –como en la buena noticia de la inauguración del Restaurante en la Quemita, por citar un ejemplo,– nos complace poder hacerlo.

Pero no estamos en un medio partidario para transmitir solamente buenas noticias. Eso nos convertiría en Jefes de Prensa o en Prensa Oficial y no tenemos nada en contra de ellos, pero no lo somos. (Me tomo el atrevimiento de hablar en plural ya que –según nuestro Presidente- son “los” medios los que se la pasan hablando mal; y por más que siga dando vueltas en el asunto, no puedo entender lo que significa “hablar mal”

Será hablar mal criticar el desempeño de un equipo que no tiene una identidad de juego y al que se lo refuerza poco y mal pese a haber conseguido 14 escasos puntos y pelear por no perder la categoría.

O tal vez criticar a un Director Técnico que cada día parece estar más perdido en su puesto y al que se lo mantiene con la peligrosa y no del todo exacta premisa “es el más ganador de la historia” como si la historia fuera estática y no existieran las tablas de posiciones y los promedios.

Seguramente a este Presidente le parezca mal que el lector de este medio se entere que la Cuarta División de nuestro Club, tras casi 12 horas de viaje en micro, se hospedó en un Campamento Militar donde los chicos –que son el patrimonio y el futuro del club– durmieron en cuchetas de a 6 por que el Presidente de Fútbol Amateur prefiere un alojamiento gratuito y no gestionar un lugar donde nuestros pibes puedan descansar para rendir en el campo de juego.

Usted me dirá con razón. El presidente del Fútbol amateur, el mismo que no tiene en el GPS de su auto las coordenadas de La Quemita… ¿Habrá viajado alguna vez con la delegación para supervisar el trabajo de los cuerpos técnicos y asistir sus necesidades?

Yo me pregunto. ¿Cuántos alojamientos decentes se pueden pagar con los sueldos que cobró el ignoto defensor chileno Blázquez? Pero no seamos malos, o acaso ¿Se le está dando más importancia a los favores adeudados a ciertos representantes que a nuestras divisiones juveniles?

Puede que al Presidente Nadur le parezca “mal” que las disciplinas que a poca gente le importan como el futbol femenino, por citar un ejemplo, tengan que entrenar a oscuras y sin indumentaria.

O tal vez, la palabra “mal” resuene cuando le comunicamos a la gente que lo único que hizo la Subcomisión de Obras fue cambiar su nombre por Subcomisión de Infraestructura. Eso sí, no seamos malos: hizo mucho más que la subcomisión de Marketing, Planeamiento Estratégico o De Enlace con los Poderes Públicos.

Sin embargo somos muy malos cuando decimos que en Huracán el Presidente Nadur y su allegado Álvarez son los que manejan el fútbol profesional y hacen agua en las contrataciones, no en un mercado de pases, en varios. Además de haber destruido toda la buena relación que existía con el Plantel con el desarme de la Subcomisión de Fútbol Profesional.

Queremos que Huracán no pierda los Terrenos del Gas, pero somos malos si advertimos que no se ha designado Presidente de esa Subcomisión, ni se han hecho obras en el terreno; y esa desidia hizo que el Estado ya le esté buscando otro uso.

Nos gustaría que en Huracán la Campaña de Socios deje de ser una promesa para que los éxitos deportivos redunden en un aumento de la masa societaria y no en la disminución del caudal de socios a causa del enojo popular por la clausura del Estadio y la falta de facilidades para quien pretende formar parte, desde cualquier punto del País.

Les parece mal que velemos por el cumplimiento del Estatuto: que las reuniones de Comisión Directiva sean en la Sede Social, cada 15 días –y no en un Concesionario– y que se designen los cargos que están sin cubrir, como el de Vicepresidente, entre otros.

Nos tildan de malos al advertir que el Modelo Nadur -que implica dividir y no delegar- está agotado en Huracán y la posibilidad de evolucionar en un club con participación popular y social, donde el que piense distinto deje de ser marginado, está cada vez más lejos.

Si hablar mal es querer un club moderno con actividades deportivas, donde funcionen todas las subcomisiones y no solamente algunas independientes y autofinanciadas. Si hablar mal es imaginar una sede social moderna que vuelva a ser la segunda casa de muchos quemeros. Si hablar mal es esperar una dirigencia que reconozca sus limitaciones y permita la participación de todos. Si hablar mal es querer un Huracán que aproveche los buenos momentos futbolísticos y no los deje pasar. Si hablar mal es tener ese club al que los ídolos quieran volver y del que los chicos no se quieran ir. Si hablar mal es todo esto, voy a seguir hablando mal.

 

JUAN MARTIN ZARA

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento