La opinión del hincha Huracán 1 Estudiantes 0

huracan estudiantes

Como cuando a una casa que estuvo cerrada por años se le abre la puerta y entra el aire fresco. Como cuando al condenado a muerte le llega el llamado del Gobernador en el último instante y se salva.

 
Huracán ganó un partido que impidió que la historia se escriba de otra forma. Una final electrizante con un transcurso de novela con un final feliz. El primer tiempo fue de ida y vuelta, con un Estudiantes que tocaba la pelota con exquisitez, con Huracán respondiendo cada golpe y dejando de lado el mediocampo, donde solo era un sector de tránsito. Situaciones, corridas, por momentos buen juego y esa sensación que los dos querían ganar y que se la jugaban enteros. Y llegó la enorme jugada por derecha de la Joya Espinoza desparramando rivales a una velocidad enorme y el centro preciso a Wanchope que definió frente a la hinchada que cubría la tribuna Bonavena. Y fin del primer tiempo. Los comentarios del entretiempo eran igualitos por donde uno pasara: el segundo tiempo va a ser un parto. La gente sabía que Huracán en los segundos tiempos se cae físicamente y el temor de que Estudiantes lo diera vuelta estaba latente. Pero Huracán salió a aguantar con todo lo que tenía y tratar de lastimar con alguna contra, que de hecho lo hizo, sin llegar a aumentar el marcador. La expulsión de un jugador del rival condicionó un poco al visitante pero siguió con la idea fija de empatar. Y Huracán sacaba fuerzas desde donde no había y vinieron los cambios que en esta ocasión fueron perfectos ya que Torassa entró y desequilibró constantemente más la entrada de Gil Clariotti que obligó a Estudiantes a dejar mas gente en defensa. Y se terminó el tiempo y ganó Huracán. Y los gritos y los abrazos. Y la enorme sensación de volver a respirar aire puro luego de tanto tiempo de encierro.

 

El capricho del fixture del campeonato nos muestra que nuestras dos próximas fechas son con los rivales que tenemos en nuestro pensamiento: Crucero y Chicago, ambos de visitante. El comentario general a la salida de la gente era que de ganar ambos compromisos (para nada imposible) la situación sería otra y nos despejaría la cabeza y podríamos pensar más tranquilos y de otra manera. El destino así lo quiso y Huracán deberá enfrentar lo que viene con todas sus fuerzas y con actitud determinante. No queda otra, lamentablemente no hay lugar para el error.

 

Párrafo aparte para nuestra casa. Uno siempre la ve linda, porque es linda. Pero desde que los Señores Jorge Anca, David Garzón y Sebastián Boo se hicieron cargo de la administración, el Palacio está en constante obra y se nota el cariño en cada centímetro donde uno quiera posar la mirada. Las caras de la gente (mas los comentarios) son la imagen que me llevo y la alegría de poder decir sin temor que es el mejor momento del Palacio Duco desde que me tocó entrar por primera vez, allá en el año 1972. Felicitaciones y gracias.

 

El deseo enorme para que Huracán gane estos dos partidos que se vienen y la esperanza que todo empiece a cambiar futbolísticamente para bien.

Abrazo Quemero!!

Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento