Se despidió temprano (Huracán 0-1 Independiente Rivadavia)

PQ Huracán vs Ind. Riv.

Por los 32avos de final de la Copa Argentina, Huracán perdió 1-0 ante Independiente Rivadavia de Mendoza en el estadio de Instituto y quedó eliminado de la competición de la cuál es el último campeón: Juan Pablo Pereyra marcó el único tanto de un partido que dejó más dudas que certezas de cara a lo que viene.

Parece la continuidad de la mayoría de los partidos del semestre anterior, pero no lo es: Huracán jugó un muy mal partido y no pudo defender, ni una sola ronda, la corona obtenida el año pasado. Las dudas siguen estando, los refuerzos de jerarquía que se necesitan todavía no han arribado, el nivel del equipo sigue siendo pobrísimo tanto en lo táctico como en lo físico y éste solo fue el comienzo de una segunda parte de temporada que realmente va a ser movida y que si Huracán no suma desde el relanzamiento del torneo se le va a complicar seriamente mantener la categoría, lo que sin dudas debe ser el principal objetivo de este plantel.

El partido comenzó parejo y trabado en el medio, aunque con Huracán siendo el equipo dominador de la pelota, con Montenegro, el mejor jugador de Huracán en el encuentro, haciéndose dueño del manejo de la pelota junto a Toranzo, de buen primer tiempo, y con Espinoza que aunque no tuvo su mejor noche, siempre generando peligro por las bandas. Así llegó la primera chance de gol del partido, luego de una habilitación del Rolfi al `win´ quemero, quien definió de zurda y se fue por encima del travesaño.

Rápidamente, y en lo que fue la única oportunidad de los mendocinos en el primer tiempo, llegó la respuesta de Independiente: Domínguez quedó pagando en la punta y Pereyra envió un gran centro que terminó en los pies de Villarreal, quien erró el gol abajo del arco. El partido tuvo un bache luego de esta ocasión, Huracán siguió manejando la pelota pero ya sin profundidad y solo quedó tiempo para la ocasión más clara de la primera etapa: a los 46 minutos, Espinoza desbordó por la izquierda, y luego de un centro que descolocó a la defensa de la `Lepra´, Ramón Ábila falló de manera increíble, en la que no sería la única situación clarísima que falló el goleador.

Ya en el segundo tiempo, Huracán siguió en búsqueda de la victoria, aunque se empezó a notar una merma física, sumado a que con la cantidad de jugadores ofensivos puestos en cancha, el mediocampo quedaba muy despoblado de jugadores quemeros. Montenegro siguió siendo el eje de ataque de Huracán y tuvo con un remate de afuera, que desvió Servio, la posibilidad de abrir el marcador.

Apuzzo envió a la cancha a Agustín Torassa reemplazando a Patricio Toranzo quien era el socio del Rolfi para generar situaciones y a partir de allí, Huracán perdió completamente el dominio del encuentro. A los 27 minutos del complemento llegó el único tanto del partido, luego de un deborde de Méndez sobre Arano, el punto más flojo de Huracán en el partido, que terminó con un centro a media altura que desvió Juan Pablo Pereyra con el pecho para poner la apertura del marcador.

Luego del tanto de Independiente, Gil Clarotti reemplazó a Villarruel y Huracán culminó el encuentro con cuatro delanteros y con numerosas jugadas claras de gol que lamentablemente no entraron. Ábila pifió el remate sobre el segundo palo tras un centro de Torassa. Ya en tiempo adicionado, y tras varios rebotes en el área, el mismo Wanchope se encontró con la pelota en la puerta del área chica, sin defensores que lo obstruyan, pero quiso romperle el arco a Servio y falló increíblemente el empate.

Huracán se despidió rápidamente del torneo que nos dio tantas alegrías el año pasado, el que posibilitó jugar la Copa Libertadores y la Supercopa con River, el que hizo gritar campeón al club luego de 41 años. Ahora se viene lo más importante del semestre: el campeonato local. Para ello no quedan dudas que se necesitan refuerzos de buen nivel, contrariamente a lo que se hizo en el mercado de pases anterior, donde, excepto Nervo, Balbi y Puch, ningún refuerzo estuvo a la altura de lo que se necesitaba.

El globo tendrá diez días más para continuar la pretemporada y enfocarse de lleno en el partido ante Defensa y Justicia, que se jugará el sábado 11 de Julio en un Ducó que volverá a lucir a puertas cerradas.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento