Con "H" de Herminio, con "H" de Historia, con "H" de Huracán.

En Argentina la generación del 80 había ganado sus últimas elecciones: Roque Sáenz Peña sucedería a Figueroa Alcorta en el Sillón de Rivadavia (o de Urquiza para quienes lo consideran primer presidente reconocido por todas las provincias menos por Buenos Aires) El mundo, sin saberlo, comenzaba a marearse por los intereses contrapuestos de las potencias mundiales que empujaban a la humanidad a un precipicio que cuatro años más tarde sería conocido como La Primera Guerra Mundial.

En este contexto un viernes 5 de agosto de 1910, cuando el reciente paso del Cometa Halley iluminaba la fantasía de los más pequeños, y el eco de las noticias revolucionarias resonaban desde la Península de Yucatán, en Ensenada, Provincia de Buenos Aires, nacía Herminio.

Su historia comienza en Italia desde donde llegó Rafael Masantonio promediando el año 1880 con un pequeño en brazos y el sueño de prosperidad de una generación.  Con su esposa concibieron a otros nueve hijos más, seis varones y cuatro mujeres. Don Rafael era albañil y todos los hijos trabajaban desde muy corta edad en los frigoríficos de la zona.

Herminio finalizó el colegio y a los 14 años se ofreció como peón de embalaje en “Swift”, empresa nacida en 1907 -subsidiaria de  “La Plata Cold Storage”-, cuya casa matriz estaba en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Luego fue ayudante de su padre, desarrollando una notable fortaleza física.

Su carrera como futbolista tiene su prólogo en la Liga Platense, en el Club Sportivo Villa Albino donde ya se destacaba como goleador. Por las noches descargaba las frustraciones de una vida llena necesidades golpeando bolsas en el Boxing Club del barrio.

Sin saberlo, Herminio, un joven introspectivo que luchaba contra la negativa paterna a su carrera de futbolista, fue visto por Tomás Adolfo Ducó quien cumplía funciones de Teniente en La Plata. Cuentan que Estudiantes y Gimnasia no pudieron ficharlo y un buen día un soldado se lo llevó para comenzar a descubrir la letra “H” en su vida.  “H” de Herminio, “H” de Historia, “H” de Huracán.

El romance con la eternidad tuvo su primera cita  el 31 de Mayo de 1931. Ese domingo, en el nacimiento del profesionalismo, Huracán fue visitante de Quilmes. Masa anotó el primer gol quemero en el profesionalismo y también selló el definitivo 4 a 0.

Quienes lo vieron jugar con la casaca blanca con el globo rojo bordado junto al corazón dejaron testimonio de un impetuoso, valiente e indestructible centro delantero dueño de un feroz cabezazo y un terrible remante bautizado en el tango de Francisco García Jiménez como “El Mortero del Globito”

Jugó doce años desde el comienzo del profesionalismo. Junto a Bálsamo o Méndez, Baldonedo o Simes la ecuación siempre terminaba en gol: Entre 1931 y 1943 anotó 254 goles en 349 partidos siendo el máximo goleador de la historia del Club Atlético Huracán y el tercero del fútbol nacional.

Su capacidad para perforar redes lo llevó a vestir la camiseta de la Selección Nacional en 19 ocasiones marcando 21 para erigirse en el jugador con mayor promedio de gol y coronarse como máximo artillero en la Copa América (denominado en ese entonces Torneo Sudamericano) en dos oportunidades.

Masantonio, que vistió también las camisetas de Banfield y Sporting de Montevideo de Uruguay, falleció un 11 de septiembre de 1956 pero esa leyenda que comenzó un día como hoy hace 105 años vive en el monumento inaugurado en el Parque de los Patricios, en esa calle que lleva su nombre -la primera bautizada con el nombre de un futbolista-, y en cada uno de los pibes cuando sueñan que hacen un gol con la camiseta de Huracán y son eternos -como Masa- aunque sea por un rato.

 

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: