La opinión femenina

Tuve que esperar que la efervescencia con la que salí de la cancha deje de hacer efecto, porque esta nota estaría llena de insultos, enojos y habría despotricado para cualquier lado sin identificar ni siquiera apellidos. La bronca y el enojo siguen estando, pero intentaré, al menos, ser políticamente correcta.

Después de la tragicómica salida de Apuzzo de Huracán, Domínguez colgaba los botines y se ponía el buzo de técnico. Sin otro preámbulo, nos guste o no nos guste. Lógicamente nos vendieron el chamuyo de Almeyda, entre otros, como suelen hacer; pero terminamos comprando al ex jugador de Huracán. Ojo, no digo que es ex jugador porque haya colgado los botines; ya era ex jugador mucho antes de la decisión de llevar adelante este plantel desde afuera del césped. Así volvíamos nosotros al Ducó. Técnico que debuta, no siempre gana. Huracán te rompe todas las reglas. No importa si hay que revivir muertos, o si hay que contradecir una frase que usan todos los equipos cuando cambian la dirección técnica. Técnico debutó y no ganó. Entró al campo aplaudido por unos pocos, y se fue del campo aplaudido por menos que esos pocos. Es cierto que si a este nuevo cuerpo técnico le va bien, a Huracán le va bien, aunque haya quedado bien en claro el descontento de la gente, no sólo del presente del club, sino también de la elección de la comisión directiva de poner a Domínguez de DT… Pero no puedo olvidarme de todo lo que pasamos este último tiempo. El barco sigue a la deriva. Los optimistas dirán que aún faltan varias fechas, que nos quedamos en Primera sin dudarlo. Los más pesimistas dirán que las cartas ya están jugadas, que volvemos a vivir eso que ni siquiera me animo a escribir. Los realistas opinan que estamos en una especie de “limbo futbolístico”: no hay idea de juego, se sigue probando jugadores, los tipos no tienen ni sangre ni orgullo ni vergüenza, prácticamente nadie está contento con el DT ni con este plantel que pide premios por empatar con Crucero, la cancha no se llenó, Nadur sigue siendo inoperante, y esta comisión directiva no sé si peca de inocente o son terribles asesinos de Huracán (aún tengo que definirlo).

El hincha de Huracán no para de comprar buzones: los compra todos. No sé si por ingenuos o porque realmente pensamos que podemos cambiar algo sólo por el hecho de ser socios o porque en el fondo nos gusta que se nos caguen de risa en la cara. Cuando terminó el primer tiempo, sentí que este plantel lleno de mercenarios habían cangrejeado todo este tiempo, jugando con el sentimiento del hincha, para hacer una nueva cama. El primer tiempo mostraron un equipo que corría, que metía y que trababa. Pero cuando terminó el partido, me di cuenta que no necesariamente todos cangrejearon: SON HORRIBLES. Tienen millones de deficiencias, no saben qué hacer con la pelota, no saben para qué lado correr, no saben si tienen que aguantar la pelota o tocársela al que le está picando por el costado. Muchos de estos tipos deben estar rogando no perder su buena relación con Domínguez porque si no, no jugarían de titulares en ningún equipo, porque apestan. En Huracán compramos estos buzones: nos dijeron que traerían al clon de Messi, pero trajeron al horrible de Gil Clariotti, o como sea que se llame.

Mientras tanto, nosotros seguimos estando como siempre. Con este plantel que tiene el tupé de levantar las manitos cuando termina el partido. Con Nadur sentado en el gran sillón. Y con Domínguez en el banco. Sientan un poco de vergüenza y ganen de una vez. Entiéndanlo, por favor: USTEDES ESTÁN DE PASO, NOSOTROS ESTAMOS SIEMPRE.

 

La razón cuando me faltan razones!

Victoria Stenvers

@VicoHuracan

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: