La opinión del hincha Huracán 0 Lanus 0

Poca gente para el debut de Eduardo Domínguez como técnico en el Duco. Lo mas jugoso de la tarde fueron los comentarios antes que comience el partido, los hubo de todas clases. Se armaban remolinos de Quemeros y solo se escuchaba al que gritaba más fuerte. La incógnita, por lo menos de mi parte era la forma que el hincha de Huracán iba a recibir al técnico, mas precisamente la gente de la Mirave. Y fue tibia, algunos silbidos y algunos aplausos. De lo único que estaba seguro, antes de comenzar el cotejo, era que la paciencia de la gente estaba al límite, aun tratándose de un debut.

Huracán salió con un 4-4-2 y siempre corriendo y trabando hizo que el primer tiempo fuera de los más aburridos que recuerde. El rival tampoco hacía mucho pero uno de ellos patea al arco y Marcos no pudo ni contener ni desviar el balón y fue al travesaño haciendo patito. Viene el córner y el cabezazo de uno de Lanús da en el palo. Luego lo tuvo Wanchope que se la sacan en la línea y nada más. Era evidente que Domínguez quería cuidar el cero en el arco para luego tratar de ganar.

En el segundo me da la impresión que Huracán quiso algo más. Domínguez manda a la cancha a Gamarra y al toque Vismara (de gran primer tiempo) pide el cambio t lo mete a Toranzo… era arriesgado pero al ratito uno de ellos se hace expulsar y el técnico “olió sangre” y manda a Gil Clariotti a acompañar a Wanchope arriba. Las caras de los Quemeros en la Bonavena lo decían todo, era un matar o morir totalmente distinto al primer tiempo. El mediocampo ya no existía (ellos tampoco se animaron, podrían haber hecho un desastre) y ocurrió lo que a esta altura no me esperaba: la hinchada comenzó a cantarles a los jugadores y la gente se encendió, tirando en ese momento todo el sufrimiento de estos últimos tiempos a diestra y siniestra. El partido termina y los silbidos era el sonido que se escuchaba. Momento tenso.

La reacción de la gente fue comprensible. Este plantel se comió ya no se cuantos técnicos y no levanta cabeza. Los 6 goles contra Crucero y Chicago pegaron durísimo. Y los rumores con lo del técnico mas el pedido de premios con el empate ante Crucero, mas que el presidente ya parecería que la cosa le va importando cada vez menos y todo junto hizo que la explosión de la gente saliera en un partido que, a decir verdad, no daba para el insulto tipo “ovación” que se llevaron el plantel y cuerpo técnico.

Debo ser coherente con ustedes y conmigo mismo. Por ahora no veo la luz al final del túnel. Puede que me equivoque y el team a partir de ahora gane en solidez y empiece una remontada, pero si eso ocurre estaría más cercano al milagro que a virtudes futbolísticas.
El destino nos mete en el medio a River en cancha de ellos como próximo partido (en el medio de la semana con Tigre por la Sudamericana) y debo admitir que traerse un punto de Núñez, como viene la cosa, me daría una pequeña dosis de FE.

Saludos Quemeros!
Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento