A quien le sirve?

Jugando un clásico como se debe jugar, desde las entrañas, con el cuchillo entre los dientes y defendiendo la pelota hasta el último suspiro. Así ganó Huracán el clásico el sábado pasado. Con el barrio en el pecho.

No es el objetivo de estas líneas focalizar en el partido, pero, Huracán puso lo que había que poner en un clásico y jugo como se deben jugar estos partidos, peleándolas todas con mucha mucha actitud.

Lo que vino después fue fiesta, risas, alegrías, aire –por los tres puntos y haber ganado en casa-, y algunas cargadas…. algunas….

Lunes, comienzo de semana como pocos, sin tener demasiadas repercusiones sobre el partido en sí mismo, varios medios comienzan a dar trascendencia a la actitud del pibe Espinoza con el banderín de intercambio.

Lo que hizo el pibe claramente no es la mejor actitud, desde ya no es para aplaudir. Hasta pidió disculpas en redes sociales. Ahora me pregunto: Es para darle la trascendencia que ha tomado o se está dando más importancia a esto que al mismísimo partido? Qué sentido tiene darle prensa a algo así hoy? A quien le sirve? Se me ocurren algunas respuestas a tanta repercusión mediática.

Sin embargo, poca repercusión tuvo la ovación y aplausos a Torrico, que habiendo pasado una situación difícil en lo personal, la gente de Huracán le dedico sus respetos más allá de cualquier rivalidad. Claro, de que sirve destacar esto?

Claramente no puedo sacarme el vestido de “hincha de huracán” para hablar del tema pero, habiendo pasado ya varios meses de haber visitado el estadio de los nómades como miembro de prensa partidaria, me pregunto: como fue que no se habló de la misma manera de los malos tratos recibidos en el estadio del bajo flores? De que los hinchas saltaban las rejas desbordando el cordón policial? De los piedrazos recibidos ya que el operativo decidió muy desacertadamente retirar primero a TODO el público local antes de permitir salir a los 50 dirigentes / periodistas visitantes? De que retuvieron a estos últimos por dos horas y media haciéndonos salir de noche de un lugar tan…. digamos, inseguro (?) y con todos los hinchas locales afuera “esperando”?

Claro, esto no se supo, no lo supo nadie más que esas 50 personas que padecimos esta situación.

Ya pasó, lloramos el 3-1 y soportamos las cargadas….. SI, SOPORTAMOS, como debería hacer hoy nuestro clásico rival. SOPORTAR, SIN LLORAR NI HACER UN ESCÁNDALO DE LO QUE PASO. Porque San Lorenzo no recibe a Huracán ni a su gente con alfombra roja, no nos dan las comodidades de un cinco estrellas, ni nos tratan como reyes. No es lo mejor, no es para enorgullecerse… Y TAMPOCO ES PARA HACER UN MUNDO.

LOS PARTIDOS SE GANAN Y SE PIERDEN EN LA CANCHA.

A BANCARLA COMO SE DEBE SEÑORES!.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento