Wanchope As-Bila (Huracán 1-1 Independiente)

Sobre el final, con un gol de Ramón Ábila, Huracán rescató un punto frente a Independiente, cuando parecía que se iba con la bolsa vacía. Empató 1-1 en el Tomás Adolfo Ducó por la fecha número 23 de Primera División.

Todavía en Parque Patricios retumba el grito de gol, 90 minutos clavados, agonizaba el partido, 0-1 abajo en el marcador y apareció una gran carambola, la última carta de la noche para empatar el encuentro. Salvó un punto que le sigue dando aire, lo alejó de la zona del descenso y lo dejó con un envión anímico para el clásico.

Huracán tuvo dos equipos en un mismo partido. En el primer tiempo, se lo llevó por delante, presionó muy bien, y tal vez, sin crear situaciones muy claras, arrinconó a Independiente y jugó siempre en campo rival. Con un Daniel Montenegro muy activo e inspirado, que además fue el que contó con las situaciones más claras de la primera etapa, fue el mejor crupier de la mesa, ya que no contó con su compañero Patricio Toranzo, los encargos de repartir las cartas en el “Globo”. Allí, apareció la figura de Federico Vismara, que con una tarea muy aguerrida en el mediocampo, fue el mejor cliente. Pero como dijimos, a pesar de un gran nivel colectivo y mucha actitud, no pudo marcar en los primeros 45 minutos y lo pagó caro.

Comenzó la segunda etapa y de arranqué lo cacheteó el “Rojo”, con una jugada rápida y vertical, Martín Benitez metió un gran pase para Juan Martín Lucero, que ingresó en soledad al área y ante el achique de Marcos Diaz, definió con sutiliza, y a los 3 minutos de la segunda parte adelantó a la visita en el tanteador.

Desde el gol, Huracán se desordenó, fue la contracara de los primeros 45 minutos. Independiente fue llevando el partido a su gusto. Eduardo Dominguez intentó buscar con variantes, ir en búsqueda del encuentro, pero las situaciones no llegaban ¡y no solo eso!, sino que también sufría en el fondo. Pero, la distancia era la mínima y la ilusión allí estaba.

Independiente, con sus cambios, lo dejó venir poco a poco a Huracán, y cuando el reloj de Diego Ceballos tuvo los 90 minutos marcados, Federico Vismara, tomó una rebote, luego de un flipper en el área y asistió a “Wanchope” Ábila, el As del gol, que le pifió con la zurda, pero con la derecha no falló. Estallido, desahogo, de todo un poco. Final. Pitazo del juez, y un puntito, que se deberá valorar por la forma en que se consiguió. Pero ojo, luego del final del encuentro, en lo único que piensa el hincha es en el clásico. Atrás quedaron dos manos difíciles (River e Independiente), pero en la proxima es “all in”, contra San Lorenzo es ganar o ganar.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: