EL FIRULETE QUEMERO: SUEÑOS EN FORMA DE GLOBO.

La semana pasada luego del triunfo por 1 a 0 en el Palacio, se cerraba el “Firulete Quemero” arengando a romper el chanchito y cruzar el charco; vaya si lo cruzamos, algunos hablan de 3000 almas, otros 4000, no sé, lo que puedo y podemos afirmar, es que el Aluvión Huracanense copó las hermosas calles de Montevideo, desde temprano ya se veían remeras de Huracán en el país hermano. Caminatas largas por la ciudad haciendo previa para matar las horas de espera; la Playa de Pocitos fue nuestro punto de encuentro y de ahí a la cancha, el aliento comenzó ya en las aguas del Río de la Plata y no cesó hasta pisar esta mañana tierra Argentina. Una experiencia inolvidable la que vivimos y logró coronarse con el pase a Semifinales de la Copa Sudamericana.

Huracán, salió a jugar un típico partido de copa, con la columna vertebral bien constituida para enfrentar al rival. Mucho nerviosismo en los jugadores durante los  primeros minutos, se notó y eso hizo que el juego de los conducidos por el entrenador no fuera del todo vistoso. Diente apretado y garra fue la característica principal. Los locales fueron protagonistas en la primera media hora y se acercaron con posibilidades concretas de abrir el marcador, la tenencia del balón era de ellos y al Globo le costaba hacer pie; igualmente de contra pudimos haber  encontrado la diferencia con un Espinoza inspirado por la banda derecha haciendo su juego por ese carril para de esta manera someter al rival; Montenegro desvió un remate que es increíble cómo no llega a entrar y Wanchope bancando la parada estalló una pelota en el travesaño casi sin ángulo. El grito de gol postergado; entretiempo con cargadas típicas entre las dos hinchadas y a buscar la clasificación. Eterno segundo tiempo, las agujas del reloj no avanzaban, todo lo contrario; abrazame hasta que termine el partido, gritó uno desde la popular; los nervios eran los protagonistas principales del complemento y ya la cosa pasaba por hacer de la resistencia la principal bandera, para que nuestro gran Marcos “Más Kamikaze que nunca” Díaz (Firulete Quemero) no pasara sobresaltos, ellos de todas maneras nos llegaron, sobre todo por el callejón del 4, que no hacía pie ante cada ataque rival. Hay una premisa que viene cumpliendo este equipo, que tiene que ver con lo colectivo, si las individualidades no aparecen, aparece el equipo; y eso fue lo que se vio en los últimos minutos sobre todo, si la pelota quema a revolearla, si la pelota llega al pie de los dotados, estos la cuidan y no la rifan, cosa que es fundamental para llegar a buen puerto y ese buen puerto llegó cuando el que se viste de árbitro, dudo que lo sea, pitó el final luego del último intentó rival. Si la tribuna temblaba cuando alentábamos y saltábamos durante los 90 minutos, ni les cuento lo que fue con la finalización del partido, un verdadero espectáculo el de los hinchas. Final y a festejar. Huracán está entre los mejores 4 de esta Copa Sudamericana 2015.

Huracán a semifinales, a festejar, a abrazarse con el que tengas al lado, emoción pura en la popular visitante cantando con los jugadores dentro del campo de juego. Huracán espera su próximo compromiso y la ilusión vuela por las nubes o en este caso navega por las aguas del Río de la Plata, demostrando que en éste barco todos remamos para el mismo lado, con el sueño de un pueblo quemero que lo acompaña. Huracán quiere seguir haciendo historia y los botijas se preparan para un nuevo carnaval, un carnaval quemero, con tango, bandoneón, rocanrol y en este caso con murga y candombe, pero con la forma más linda, con la forma de un Globo, que es nuestro corazón.

Banderas Quemeras, en tu Corazón,

Yo quiero verlas, Ondeando Luzca el Sol o No…

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento