¡FINALISTAS! ( Huracán 2 - River 2)

Y se pasó. Pausa, respire, disfrute y dígalo :”Huracán es finalista de la Copa Sudamericana”. En un partido que era carnaval y cuando arrancaba el baile,se vino la noche y tuvo que sufrir, como es sana costumbre. Huracán empató 2-2 con River de local, pero en global terminó ganando por 3-2 haciendo valer el 1-0 en el Monumental.

Como adelantamos, Comenzó el partido y en la primer jugada clara, Huracán abrió el marcador.Un despeje de Martín Nervo, que Ramón Ábila aguantó a Jonathan Maidana, a Marcelo Barovero y a toda la defensa de River, esto hizo que Barovero se equivoque y la pelota le quede a Patricio Toranzo, que con un toque delicioso puso el 1-0.

River, no hacia pie con el esquema, ni con nombres que estaban en cancha. Y rondando los 25 minutos, llegó un nuevo cachetazo, que parecia de KO pero no nos adelantemos. Apareció Mauro Bogado,como en los dibujos animados, se le prendió la lámpara y metió un pase sacrilegioso para ‘Wanchope’ Ábila y aquí voy hacer un punto. La bestia negra del área quedó mano a mano con el 1 del Millonario y como si estuviera jugando en el barrio, le hizo una galera (más que un sombrero) y lo gambeteó, para luego solo tener que poner la cabeza y enviar el balón a la red. Fiesta en el Ducó.El partido estaba 2-0 y 3-0 el global, pintaba para goleada pero….

Huracán, no hay que agregar mucho, la historia lo demanda, no tengo que explicarlo. El equipo jugaba un gran partido, hasta que Ponzio lo raspó feo a Cristian Espinoza, no fue expulsado y encima lo sacó de la cancha (rezamos por él, que no sea nada). Allí, cambió todo, River con cambios, ingresos de Lucho González, Camilo Mayada y Gonzalo Martínez, buscó mucho más y en una jugada aisalada, Rodrigo Mora clavó un zapatazo al ángulo que achicó la ventaja.Faltaba mucho partido, iban solo 23 minutos de la segunda parte y usted quemero se la venía venir.Y eso que todos pensamos, pasó, a los 36 de ese mismo tiempo, otra vez Mora aprovechó una distracción de la defensa y solo definió contra Marcos Diaz que nada pudo hacer, 2-2. Huracán entró en un desconcierto total, fue acorralado por River y tuvo que penar,quedaban 10 minutos eternos. Pero por suerte, solo hubo tiempo para una expulsión de Carlos Sánchez por una pelea con un alcanza pelotas.

Y FINAL. Sí, final del partido y final es lo que viene. Huracán nuevamente sacó su chapa y ahora tiene que poner la cabeza en la semana que viene, en Independiente Santa Fe. Primero, en Ducó y luego, la semana que sigue, a cerrar esta historia a Colombia.Por el momento, respirar y festejar, mucho. Y como le digo siempre, y si es cábala, más aún, HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento