La opinión del hincha Huracán finalista de la Copa Sudamericana.

Huracán eliminó a River y es finalista de la Copa Nissan Sudamericana 2015.
Son muchas las emociones vividas en las últimas 24 horas para la gente Quemera. Fueron momentos únicos, sublimes, irremplazables. De esos que quedan en la memoria para no irse nunca mas. Son momentos que uno pasa con el padre, el abuelo, el hijo, los amigos. Son momentos irrepetibles que hay que disfrutar, porque esto es lo que nos gusta y lo que recibimos de los que ya no están, que tanto hicieron por el Globo y que muchos no pudieron en vida sentir la adrenalina que nos fluye por todo el cuerpo.
Huracán y la historia vuelven a verse las caras. Pero esta vez, año 2015, es internacional. Una pagina nueva que deberá escribirse a partir del miércoles que viene.
El partido fue electrizante ya que nuestro plantel salió a demolerlo al rival con un primer tiempo sensacional donde el dominio fue total, en todas las líneas. Toranzo primero la clava en un ángulo y luego Wanchope le demostró a Barovero que hace lo que quiere con el arquero y en cualquier lado, volviendo a pasarle la pelota por arriba de su cabeza y defiendo ante el delirio de la gente.
El segundo tiempo fue muy distinto ya que, amparado por un arbitro impresentable, River se dio cuenta que podía pegar a mansalva y que nada iba a ocurrir. Y Ponzio, recordado por haber manchado sus pantalones en un partido con Boca, le pega cobardemente de atrás a Espinoza y lo tira fuera del campo. La joya no se levantaba y la gente enmudeció. Los movimientos del cuerpo medico y jugadores dan la imagen que no iba a volver. Y River siguió pegando y el arbitro mirando para otro lado. Y lo remplazan a Ponzio, quizás con los pantalones manchados nuevamente. Y nos empatan. Pero Huracán es un equipazo. Y la hinchada con el grito de guerra de “Dale Glo” (que parecía no parar nunca) aguanto. Y aguanto. Y terminó. Y deliró.
Gracias jugadores. Gracias cuerpo técnico. Gracias Dirigentes. Ustedes nos están haciendo vivir un momento que para mi personalmente, creí que iba a morir sin vivirlo. Ayer por la noche abrí los ojos y me encontré sentado en un umbral de la calle Rondeau. Llorando, descargando. No recuerdo cuando me senté ahí ni como llegue.
Párrafo aparte para la gente. Cuadras de cola durante toda la semana para sacar entradas y hacerse socio. Haciendo un esfuerzo económico que duele pero que luego trae todo lo bueno que estamos viviendo. Verlos ahí, con su esperanza y con su pasión. Y luego ver la tribuna, llena de gente. Mujeres, (a esta altura a las Quemeras no les digo mas nada. Dentro de poco van a ser más que los varones. Únicas, posta) niños con la camiseta puesta de sus ídolos y por sobre todo a los abuelos que se animaron a subir los escalones de la Bonavena. Para ellos, por todo lo que pasaron, va dedicada esta enorme victoria Quemera.
Lo que viene es la final de la Copa Nissan Sudamericana frente a Independiente de Santa Fe, Colombia. El próximo miércoles en la Quema y el otro allá.
Pero eso será otra historia.

 

 

Abrazo Quemero!!
Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento