Olé ya tomó partido.

La designación del árbitro uruguayo Andrés Cunha para la semifinal de ida de la Sudamericana encendió las alarmas en los hinchas de Huracán. No son pocos los foros, partidarios y ajenos, que alertan sobre una probable simpatía por San Lorenzo. Hay quienes señalan que fue visto en el Nuevo Gasómetro durante la final de la Copa Libertadores ganada el año pasado por nuestro clásico rival y que en una entrevista realizada en Canal 10 de Montevideo declaró su afición por el Ciclón. No podemos afirmar que esto sea verdad, aunque son muy fuertes los rumores que así lo aseguran. Sí sabemos que es un juez controvertido en Uruguay, que generó el repudio de los seguidores de Peñarol por su condición de hincha de Nacional. Un equivalente a nuestros Giménez, Brazenas y Lunati en términos de rechazo popular.

Presentado el personaje, pasemos ahora a la entusiasta recepción de Olé por su designación. “Que haya buena Cunha”, tituló graciosamente el diario deportivo más vendido de la Argentina, cuyo director, Leonardo Farinella, es como saben todos fanático de River. Resulta fácil deducir que este poco inocente juego de palabras esconde el deseo de que el referí sea el garante del triunfo Millonario a cualquier precio. El significado del término cuña no deja demasiadas dudas: “Pieza de madera o metal, con forma de prisma triangular, que sirve para hender o dividir cuerpos sólidos, para ajustar o para calzarlos”. Es decir, un instrumento casero para ayudar a destrabar objetos o, en este caso, resolver “problemas”. En lenguaje vulgar, quien tiene cuña está acomodado.

Olé sabe muy bien que el juez uruguayo arbitrará un partido donde el local cuenta con cuatro compatriotas en el campo de juego (Rodrigo Mora, Carlos Sánchez, Tabaré Viudez y Camilo Mayada) y un quinto afuera, pero en un rol protagónico: Enzo Francescoli, el manager del club de Núñez. En Radio La Red vienen debatiendo hace mucho tiempo sobre por qué a River siempre le asignan árbitros uruguayos. Huracán, en cambio, apenas si tiene un jugador oriental y encima suplente. ¿Cuál de los dos equipos tiene ventaja con el arbitraje de Cunha?

Desde ya, los partidos hay que jugarlos. Pero un club como Huracán, con tantos antecedentes negativos en arbitrajes definitorios (Giménez en 2007, Brazenas en 2009, Lunati en 2011, Ceballos en 2014), no puede darse el lujo de minimizar el rol de un juez en un partido trascendental. Mucho menos dejar pasar por alto la grave insinuación de un medio periodístico, que solicita ayuda para “su” equipo de quien debería garantizar imparcialidad para ambos. ¿Esto no es generar violencia?
 

Marcelo Benini
Director del periódico El Barrio
www.periodicoelbarrio.com.ar

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: