Una Espinoza copera. (River 0 - Huracán 1)

Huracán en el Monumental fue una espina nuevamente para este River de Gallardo, al cual nunca le pudo ganar, sacó la primera luz de ventaja en esta serie al ganar por 1-0 con gol de Cristian Espinoza. En general, “El Globo” hizo un gran partido y como a lo largo de toda esta Copa Sudamericana, la semifinal no fue la excepción, mostró estirpe de candidato y que tiene hambre para ir por todo.

Un primer tiempo de Huracán, nuevamente, muy copero. Un equipo que puso sus condiciones en el partido, lo ajustó a su ritmo y presionó en todas las lineas y muy alto. Patricio Toranzo, se hizo dueño de la pelota y del partido. Y desde ese control, más el gran redimiento de Toranzo, “El Globo” tuvo las mejores del esa primera etapa. Primero, Ramón Ábila no pudo empujar solo debajo del arco tras un envío desde el corner que fue desviado por Nervo. Pero rápido, a los 15 minutos, Daniel Montengro buscó a Espinoza pero Milton Casco le adivinó el pase, pero cuando parecía que se disolvía la situación, Casco fue a despejar y Cristian leyó la jugada, solo tuvo que poner el pie para que revote la pelota en él y se vaya al fondo del arco. Pero el equipo de Parque Patricios, no bajó ritmo en esos primeros 45 minutos y tuvo una situación más en los pies de Ábila que luego de rebotar en un defensor de River, se fue apenas desviado.

En el segundo tiempo, el equipo de Eduardo Domínguez, sufrió mucho el desgaste que hizo en toda la primera etapa, se encapsulo en defensa y allí, otra vez Martin Nervo y Federico Mancinelli se hicieron figuras, le quitaron el protagonismo al “Pato” Toranzo, para hacerse ellos capataces del encuentro. River, fue y fue, con varios cambios pero nunca llegó a inquietar el arco de Marcos Diaz con peligro certero. Fueron centros y más centro, que parecían dirigidos a la cabezas de Nervo o Mancinelli, que se fueron con la cabeza llena de chichones. Asimismo, donde era todo de River, en la segunda etapa quedó tiempo para una jugada clave. José San Román se escapó por derecha y asistió con perfección a “Wanchope” Ábila, este último paró la pelota en el punto del penal, detuvo el tiempo del partido, los hinchas quedaron helados, expectantes de lo que podía hacer y vaya que lo hizo. Ábila picó la pelota con casi total maestría, ¿Por qué casi? porqué la redonda voló y voló pero no llegó a destino, el travesaño le impidió al “Globo” liquidar el encuentro. Y esa fue la última del encuentro, final y Huracán se lleva la primera ventaja en esta lleva por 1-0 frente.

Ahora, a poner la cabeza en la próxima final, Belgrano de Cordoba por el torneo local, donde hay que mantener el prestigio del club para después dentro de dos semanas volver a soñar con una final de Copa Sudamericana. ¿Alcanzará este resultado? No lo sé, pero como no soñar. A usted quemero, como siempre en el final de mis notas, le digo: A soñar, hasta la victoria siempre.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento