EL FIRULETE QUEMERO: ORGULLO.

No se puede titular de otra forma, el orgullo sale por los poros. Si con las alegrías  uno infla el pecho de felicidad, con las tristezas el camino elegido por los quemeros/as es el del orgullo. Porque entre todos supimos llegar hasta esta primera final de copa sudamericana, que seguramente no será la única y no va a ser la única porque el gigante despertó de una vez, ese gigante que lo habían dejado olvidado, apoliyando hoy está más lúcido que nunca y bien sabemos que ya lo tenemos grabado a fuego, que no se nos cruza por la cabeza que a algún aprovechador se le ocurra llevarnos nuevamente a los subsuelos. Hoy Huracán está de pie, peleó hasta el final con las botas bien puestas, como la historia manda.

Del partido poco para analizar; una final similar al partido de ida en el Palacio, sin muchas llegadas, con alternancia en el dominio de balón, donde ni los nuestros ni los de ellos contaron con un buen trato de pelota. Típico encuentro de instancia decisiva donde predomina el freno de mano para no quedar pagando con una contra, así se disputaron los 90 en el Palacio y los 120 en Bogotá. Queda la espina clavada sabiendo que si no fuera por el pisotón del hemorrágico Ponzio a Cristian, tal vez otra hubiera sido la historia. Ayer se notó que Cristian no podía dar todo lo que tenía y como hombre que las tiene bien puestas, salió igual a jugar; alguno podrá decir que debió darle lugar a otro que esté más entero físicamente; pero con el diario del lunes todos opinamos, se la jugó y fue al frente como cada uno de nosotros lo haríamos, y eso habla de que este pibe es un quemero de ley; damelo siempre a mi lado. Al igual que Marcos “Kamikaze” Díaz, la Bruja Vismara, los cojones del pelado Mancinelli, Wanchope (aun sabiendo que se equivocó en hacerse expulsar) y a cada uno de estos muchachos que llevaron al Globo allá arriba quedándose en esa última nube que nos impidió estar en lo más alto del cielo de la Patria Grande. El agradecimiento debe ser eterno y no quedarnos con otra final perdida ni nada de eso, esto que se construyó deben ser los cimientos para un futuro próspero donde Huracán dispute cosas bien grandes y a su altura. Leía en alguna red social que este equipo internacionalmente perdió un solo partido en los 2 torneos internacionales que disputó y en esta copa finalizó invicto ¿Consuelo? Jamás, simplemente una realidad para poder analizar globalmente todo lo que se hizo, por eso lo de construir a partir desde estos cimientos para llevarnos a lo más alto. De los penales no hace falta analizar demasiado, un arquero rival que se adelanta dos metros y al árbitro al lado no dice nada, fallas en las ejecuciones y chau.

Estas líneas escritas no deben sonar a lamentos ni a nada de eso, esto puede ser una forma catártica de ver las cosas pero con el orgullo por sobre todas las cosas y para que quede claro desde donde se escribe; el “Firulete Quemero” se lo ganan los hinchas que viajaron a Colombia y todos los que nos quedamos acá, más los que están distribuidos alrededor del mundo que alentamos sin parar, se lo ganan también todos los jugadores que componen el plantel, cada uno de ellos aportó para llevar a Huracán a esta final y todo el cuerpo técnico encabezado por el “Comandante” Domínguez que estuvieron a la altura de las circunstancias en todo momento.

Ésta primera y no la única final internacional nos debe servir para saber que desde ahora y para siempre Huracán tendrá que acostumbrarse a esta realidad y que no sea solo una golondrina de paso. Nos quedan varias finales por disputar, esta de ahora fue la primera, pero con trabajo y dedicación de todos los que componemos el mundo Huracán llevaremos al Globo a lo más alto para abrazarnos con la gloria postergada. Todos unidos volveremos a una final continental y venceremos, no caben dudas. Seamos Quemeros/as lo demás no importa nada.

Banderas Quemeras, en tu Corazón,

Yo quiero verlas, Ondeando Luzca el Sol o No…

 

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: