EL FIRULETE QUEMERO: VAMOS POR EL BOGOTAZO.

Final del encuentro en un Palacio repleto de Quemeros que respaldamos al primer equipo de Huracán como manda su historia, como la historia de un grande con todas las letras, un grande de verdad. El aplauso a los jugadores y los cantos que bajaban desde las tribunas marcan el respaldo a este conjunto que viene haciendo historia y no tengamos dudas que lo seguirán haciendo dejando la piel en los próximos 90 minutos en Bogotá, Colombia; buscando el Bogotazo para sellar la coronación en la Copa Sudamericana.

La agenda nos decía que ayer miércoles 2 de diciembre se jugaba la primera final en el Ducó, colas y colas de hinchas haciéndose socios en la sede; los segundos, minutos, horas y días se hacían interminables y queríamos encontrarnos con la historia para enfrentar nuestra primera final continental; pasadas las 21 hs la pelota empezó a rodar y el Globo dominó las acciones sin ser gravitante hasta el primer cuarto de hora donde mediante un contragolpe el visitante estrelló de cabeza un balón en el fierro horizontal amigo de Marcos; los corazones se detuvieron e hicieron que el rendimiento global comience a mermar para comenzar a abusar del pelotazo a Wanchope que se las arreglaba como podía frente a las torres colombianas que lo marcaban. Cada jugador nuestro tenía por lo menos 2 o 3 rivales encima y el circuito de juego se veía perjudicado para facilitar el libreto propuesto por el entrenador de la visita. El vestuario haría que los dirigidos por el “Comandante” Domínguez se parasen más adelante en el complemento  y así tratar de doblegar al rival. Los intentos carecieron de profundidad y se fueron diluyendo con el correr de los minutos, más allá de que la mejora se notó con respecto al primer tiempo; sin ser lo pretendido por jugadores, cuerpo técnico e hinchas, la actitud fue siempre de ir al frente y aun descuidando el arco propio con una defensa que en líneas generales no tuvo su gran noche, salvo San Román que sin descollar se gana el “Firulete Quemero” por frenar intentos rivales y por animarse a realizar travesías en el otro sector del campo de juego. La valla propia igualmente se mantuvo invicta y no es poca cosa en una final, fundamental en esta clase de encuentros, al igual que no perder y no se perdió. Empate con sabor a futuro, un futuro que es presente y lo saldremos a buscar el próximo miércoles en tierra cafetera.

La serie continúa abierta para regar nuestros corazones de ansiedad, el Pueblo Quemero sigue subido más que nunca a esa ilusión llamada Copa Sudamericana, los que viajen no pararán de alentar y los que se queden en cada casa, en cada lugar cantarán para que nuestros jugadores sientan ese respaldo incondicional del hincha.

Estamos a sólo 90 minutos de abrazarnos apasionadamente con la gloria, esa gloria que la tenemos ahí, que nos relojea y nos observa esperando que la saquemos a bailar y así debe ser Quemero/a; terminemos de enamorar a la gloria y llevémosla en un viaje interminable en Globo con el fuego de nuestros corazones como combustible eterno y de esa manera recorrer el continente para demostrarle lo que es Huracán. Vamos por la Gloria, Vamos a llevarla a dar esa vuelta que todos soñamos durante infinitas noches. Vamos por el Bogotazo Huracán!!!

Banderas Quemeras, en tu Corazón,

Yo quiero verlas, Ondeando Luzca el Sol o No…

 

 

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento