No sos vos, soy yo…

La última vez que los amigos de patria Quemera me honraron con publicar alguno de mis garabatos, en ellos me animé a plantear que el gran desafío del 2016 del globo es consolidarse y estabilizarse con un proyecto en primera más allá de torneos internacionales y copa Argentina. No solo no he cambiado de idea, aprovecho este tiempo de calma en el que no hay partidos ni semana a semana ni entre medio para pensar y dar mi opinión de cuál podría ser una de las maneras de lograr ese objetivo.

Los vaivenes del año futbolístico (tomado de Noviembre a Noviembre) que nos dio Ascenso, Copa Argentina, Supercopa, Final de la Sudamericana y pelea del descenso hasta la última fecha en un torneo de treinta equipos  creo que los debemos analizar un poco más allá del resultado; (cualquiera se da cuenta quien ganó cuando el partido terminó 1 a 0 no?) Me parece y mucho más por la tradición de Huracán que es hora de hablar del juego, de eso que (como dice el gran Angel Cappa) empieza cuando un jugador le pasa la pelota a otro de su mismo equipo.

Que Huracán fue un equipo corto ya todos lo sabemos, lo leímos y lo padecimos;  que se acertó menos de lo que se equivocó con los refuerzos también. Pero,  que propuso Huracán dentro de (como decía Labruna) el verde césped? La verdad y más allá de las alegrías poco y nada. La incansable convicción de Vismara de ser siempre prolijo, la esperanza de alguna genialidad de Toranzo, algún chispazo (aclarar que estamos en emergencia enérgetica) de Montenegro, el desequilibrio intermitente de Espinoza, el orden de Bogado y todo eso casi siempre separado nunca junto, nunca todos bailando la misma música, si el fútbol como decía Menotti se compone de pequeñas sociedades solo funcionó la de Bogado y Vismara y nuestra única vía de gol fue y es (mientras siga en el club) Wanchope.

Todo esto si lo analizamos aisladamente como digo más arriba, y excepto por salvarnos del descenso en la última fecha, desde los resultados funcionó. Pero somos Huracán, somos los mismos que estamos convencidos que con el paso del tiempo la historia le dará un lugar a los Angeles de Cappa y no al Velez de Gareca, entonces porque no abordar el desafío de consolidarse en primera y recuperar el gusto y la memoria futbolística?

En momentos en que se habla de refuerzos, de posiciones de números (un 4 un 8, un 9,….) en tiempos en que se han subido al plantel profesional juveniles me encantaría que el plantel del Globo se complete (para no estar siempre penando con 11 muy justitos)  pero que se complete pensando en una identidad de juego, con atrevidos, con tipos que sientan una forma de jugar que nos reconcilie con nuestro gusto, que los juveniles aporten juego y frescura, y que no vayan de pretemporada para que los grandes los rapen y se diviertan con ellos. Que por lo menos 3 estén entre los 20 que suele concentrar Domínguez y que dos de ellos estén entre los 18 y que Wanchope o el que sea siga haciendo goles pero después de que la tocaron todos y el arquero y los defensores rivales queden desparramados después de tanto toque.

No creo que sea algo difícil de lograr, no soy ingenuo los equipos del ’73, ’76 y de 2009 aparecen de tanto en tanto pero hay ejemplos en nuestro fútbol que nos muestran que se pueden tener propuestas futbolísticas ambiciosas y bellas y además obtener resultados y eso no solo nos da previsibilidad, nos hace felices a los hinchas, potencia a los jugadores y también al club que lo intenta.

Gracias una vez más a los amigos de Patria Quemera que me dejan decir (escribir) lo que uno piensa!…Abrazo de Gol!

Fernando Fimognare @monosimio

 

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: