EL FIRULETE QUEMERO: HURACÁN CONTRA TODOS

Vivimos inmersos en una sanguchera de vidrio, dijo Carlos “El Indio” Solari, en los años 90, cuando el intendente de Olavarría prohibió a la banda de rock platense, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota tocar en la ciudad bonaerense. Esa frase me quedó marcada a lo largo de los años y lo que pasa hoy en este fútbol de negocios multimillonarios me retrotrae a ese instante. Hoy se jugó un partido por Copa Libertadores en el Palacio Tomás Adolfo Ducó, donde las diferencias que pudieran existir en la previa se acrecentaron por lo que todos ya sabemos. Un Huracán golpeado física y mentalmente, un equipo que hace 2 semanas que no disputa un partido por los puntos, una pretemporada que pareciera no servir de nada, ya que es un volver a empezar pero corriendo desde atrás. Una CONMEBOL, que en sintonía con la FIFA, la AFA, y todas las confederaciones habidas y por haber priorizan al dios dinero y lo humano importa poco y nada. La sanguchera de vidrios es este sistema en el que estamos metidos en la vida diaria  y estos pibes que podemos criticar o alentar están siendo molidos de la peor manera, sometiéndolos a la más alta competencia, solo para que la pelota siga rodando y los billetes verdes primen por sobre la humanidad de unos individuos que, acaso, habrán vivido el momento más difícil de sus cortas vidas. Todo, absolutamente todo quedará circunscripto a ese vuelco en tierras venezolanas y lo que suceda tendrá que ver con ese hecho. Dirigentes, jugadores, cuerpo técnico e hinchas debemos dar vuelta la página rápidamente, y es fácil escribir cómodamente desde aquí cuando uno no vivió lo que estos muchachos vivieron, lamentablemente es la que nos toca, bailar con la más fea y levantarse cuanto antes.

Hubo un partido en que el Globo, mostró más ganas que juego y un rival que sabe a lo que juega, donde se pudo lastimar por momentos pero el control del balón y el encuentro era de los visitantes. En el momento donde se acababa la primera etapa llegó ese baldazo de agua fría para ir al vestuario en desventaja. Una segunda parte donde fue palo y palo y la realidad nos hacía ver que esto iba a ser a cara o cruz, la moneda no nos acompañó y la diferencia se fue a 2, pudieron ser varios más; Huracán ya con un hombre menos a raíz de la expulsión del pelado Mancinelli había perdido todo tipo de control de la situación. Un árbitro que en el primer tiempo fue demasiado contemplativo con los colombianos y en los 45 finales lo fue llevando a su modo. No debemos poner excusas en el arbitraje, pero cansan hace tiempo, por lo menos 4 jugadores rivales debieron ver la tarjeta amarilla en el comienzo del encuentro y solo 2 fueron amonestados, no es excusa, pero no hace falta tanta ayuda, queda feo.

Final del encuentro y un público que fue en buen número a pesar de la proscripción que sufre el hincha no socio despidió al equipo con aplausos y el pedido para dejar todo frente a nuestro clásico rival en lo que será nuestra reaparición por el torneo local.

Se viene una seguidilla de encuentros y los profesionales terapéuticos deberán trabajar duro con el plantel, el nivel futbolístico es un tema pendiente que deberá ser tratado a la par, para dar vuelta esta página y continuar escribiendo páginas de gloria en Huracán. Sabemos que nadie nos va a dar una mano, sabemos que estamos solos y que todos juntos saldremos adelante. El “Firulete Quemero” es de los muchachos que no pudieron estar y la están peleando con toda la fuerza: Toranzo, Mendoza, Nervo, Villarruel y el profe Santella; los esperamos y ustedes desde afuera tienen que inyectarles ese envión anímico que necesita este plantel. La sanguchera de vidrios nos quiere temerosos, quietos, con miedo y ese gusto no se lo podemos dar. Todos juntos vamos para adelante, todos juntos le ponemos el pecho a la situación, todos juntos vamos a seguir haciendo historia en Huracán, contra todos, como siempre. El sábado el Pueblo Quemero debe copar el Palacio y alentar más fuerte que nunca, tenemos que alentar como nosotros solos sabemos hacerlo y esa mística Huracanense hacerla valer durante los 90 minutos que dure el encuentro para gozar de alegría y llenar al barrio más lindo del mundo con esas sonrisas en forma de Globo con una gran (xxHxx) en el medio.

Banderas Quemeras, en tu Corazón,

Yo quiero verlas, Ondeando Luzca el Sol o No…

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento