Contra todos y todo (San Lorenzo 1-0 Huracán)

Huracán perdió 1 a 0 ante San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro con gol de Nicolás Blandi. El globo dejó todo y jugó un gran partido pero fue perjudicado por Jorge Baliño, de pésimo arbitraje, quien no le cobró un claro penal a Wanchope Ábila faltando dos minutos.

Que te perjudiquen una vez, dos veces y hasta tres, vaya y pase. Pero que siempre se equivoquen en contra tuyo no es casualidad. Y Huracán viene sufriendo, partido tras partido, los errores arbitrales. Le pasó con Atlético Tucumán, con Peñarol, con Newell´s y hoy con San Lorenzo. A pesar de que la labor de Baliño fue paupérrima en general, una vez más en la jugada puntual que pudo haber cambiado el desenlace del encuentro se “equivocaron” en contra del globo.

Huracán hizo un buen partido en el Gasómetro, teniendo en cuenta la seguidilla de encuentros y el cansancio acumulado. Fue el globo quien desde el inicio salió a atacar a su rival de toda la vida y pudo haber anotado, en los pies de Mariano González, al minuto de haber comenzado, con un excelente remate a colocar que sorprendió a todos pero la pelota pasó a pocos centímetros del palo izquierdo del arco defendido por Torrico.

Minutos más tardes, otra vez el ex Santamarina generó la primera polémica de la tarde: remate de volea que pegó en el travesaño y parte de la pelota picó en la línea por lo cual no fue convalidado por el asistente. Cabe aclarar que para que sea gol debe entrar en su totalidad.

Con el correr del primer período el encuentro se acható, se hizo friccionado en mitad de cancha y no contó con muchas ocasiones de gol. San Lorenzo manejaba la pelota pero no llegaba y Huracán esperaba en su campo y trataba de salir rápidamente de contra, con Romero Gamarra tratando de asistir a Chacana y a Wanchope, que se la bancó solo contra los dos centrales del ciclón y los volvió locos toda la tarde.

Ya en el complemento, el globo comenzó a sentir lo que le viene ocurriendo en las últimas fechas: el desgaste. Y empezó a quedar desbalanceado en cada contra, con Villarruel y Bogado bancándose solos las arremetidas de los laterales y mediocampistas de San Lorenzo. El equipo comandado por Eduardo Domínguez no aprovechó los espacios y en el primer error de la defensa, Barrientos entró solo por izquierda y la metió hacia el medio para Nicolás Blandi; Federico Mancinelli intentó sacarla pero se la dejó servida al número 18 quien anotó el gol del clásico, en un partido sumamente parejo.

A partir de allí, y como nos tiene acostumbrados, Domínguez puso todo el ataque posible. Ingresaron Espinoza y Miralles, quedando con estos dos más Ábila y Chacana en la delantera, sumado a Romero Gamarra que pasó a jugar de doble cinco con Bogado. El globo verdaderamente lo peloteó a San Lorenzo durante los últimos 25 minutos. El goleador quemero la tuvo en dos oportunidades, pero hoy no quisieron entrar (desvió un remate de cabeza entrando por el segundo palo y casi convierte de tijera un golazo pero también se fue apenas por encima del travesaño).

Faltando ocho minutos, San Lorenzo encontró un penal por una mano de Bogado, quien debía haberse ido expulsado, pero increíblemente Ortigoza estrelló su tiro en el travesaño y dejó con vida a Huracán para la finalización. Esa vida que le dieron, el globo la pudo haber aprovechado, pero Jorge Baliño no quiso que el conjunto de Parque Patricios empate y no sancionó un clarísimo penal a Wanchope de Matías Caruzzo, a quien le había ganado la posición para quedar mano a mano con Torrico.

Obviamente que cada derrota duele, y más en un clásico… el partido esperado por toda la gente. Pero este equipo, una vez más, demostró un carácter pocas veces visto en Huracán. Compromiso, orgullo, amor por la camiseta, entrega e inteligencia. Y siempre yendo para adelante. Todo esto deberá volver a tener el martes desde las 19.30, cuando enfrente por los octavos de final de la Copa Libertadores a Atlético Nacional de Medellín, para seguir haciendo historia en el certamen internacional más importante de América.

¡Dale globo que no ha pasado nada!

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: