La opinión del hincha. Histórico Huracán 0 Peñarol de Montevideo 0

Huracán se jugaba la clasificación en la zona de grupos frente a Peñarol por la Copa Libertadores de América. La adrenalina producida por la mucha gente y la presencia de la histórica hinchada visitante que en gran número se hizo presente en la noche de Buenos Aires.
Pero Huracán salió dormido. Sin presionar, sin ese despliegue que es marca registrada, con un Montenegro en bajo nivel, con un Wanchope que no entraba en juego, con un Kaku Gamarra que tapaba y trataba de crear pero se le hacía difícil, con un Mariano González que no aportaba claridad y solamente con Bogado y Fritzler como abanderados de un Huracán distinto. Pero a los 22 minutos Nandez pega una plancha –increíble- en la mitad de cancha y Peñarol se quedaba con diez. Creímos que la cosa se resolvía pero ellos siguieron manejando bastante más el balón que nosotros y termina el primer tiempo con sabor amargo.
El segundo tiempo será un lapso de mi vida que no voy a poder olvidar.
Huracán salió a buscarlo (sin ser el Huracán que conocemos) tratando de meter al rival dentro de su área chica. Y lo logró. Cronológicamente les nombro apellidos: Mancinelli, Ávila, Montenegro y Bogado. Fueron cuatro goles hechos, para salir a gritarlos, para saciar la desesperación con el alarido. Pero Peñarol tuvo en su arquero Guruceaga en una figura cósmica, increíble, inexpugnable. Y con la enorme suerte de su lado, pasaban los minutos y se terminaba un partido que merecíamos ganar aun sin jugar como Huracán sabe. Pero llega el momento trascendental de la noche cuando Montenegro (en medio del despelote) convierte. El estadio explota. Los jugadores son una montaña humana y la tribuna Bonavena creí que se caía. En el medio de los festejos, el línea le comunica al árbitro que Wanchope estaba es offside ya que, aun sin haber tocado la pelota, con su cuerpo interfería la visión del referí. Sin todos los jugadores habiéndose dado cuenta de la situación (ni les cuento los hinchas) el árbitro hace sacar del arco a Peñarol y Huracán, totalmente fuera de foco no logra recomponer su defensa y su arquero, aprovechando la situación, subió al área rival y convierte de cabeza el gol para la visita. Pero el juez Omar Ponce anula el gol por carga a Marcos Díaz y ocurre la misma situación que antes, Peñarol queda aturdido, sin reaccionar y Huracán saca del arco (no quiero ser reiterativo pero fue en el medio del quilombo) y la pelota le queda a Wanchope pasando la mitad de la cancha con el arco de Peñarol vacío, el arquero estaba volviendo, era el momento, era una locura total. Y Wanchope reacciona lento y lo alcanza un defensor, (recuerden: arco rival sin defensa) y en vez de patear trata de eludirlo y la pierde. Y se termina el partido.
Nada. Somos todos humanos y las cosas pasan.
Huracán tiene posibilidades ciertas de clasificar, a la espera de los demás resultados. Debemos ir a Colombia a jugarnos nuestra posibilidad.
Pero antes debemos viajar a Rosario a enfrentar (en una verdadera final) a Ñuls, para definir nuestras posibilidades en el campeonato.
Pueden pasar muchas cosas buenas o malas en lo que se nos viene. Se define todo lo bueno que se hizo hasta ahora en los próximos días. Toda la suerte Globito. Nos haces correr sangre por las venas a borbotones. Inolvidable. Gracias.

 

Abrazo Quemero!!
Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento