La opinión femenina

Un punto o un puntazo que sirve para dejar la serie abierta. Y para dejar varios corazones casi sin funcionamiento. Se define en Medellín el martes. Sería una buena idea contratar desde hoy las ambulancias del SAME: sería una buena campaña de socios. Un punto, porque siempre es bueno ganar en casa y yo siempre quiero acostumbrarme a que al equipo lo empujamos nosotros desde la tribuna y eso debe sentirse en el césped. En mi casa, quiero ganar siempre, como buen anfitrión… Pero también es un puntazo si se ve a quien tenemos enfrente. No soy de halagar al rival, simplemente porque no me sale. En este caso, nobleza obliga, debo reconocer que enfrente tenemos un equipazo. A Huracán, esta vez, le toca bailar con la más fea. Con esto no quiero decir que el Globo sea terriblemente inferior, pero quizás hoy se notó el cansancio, la fatiga muscular, el agotamiento de jugar 2 veces por semana. Aun así, el equipo no tuerce el brazo, y eso simplemente enorgullece. Los colombianos tienen unas piernas de 2km cada una, arriba te ganan todo, y abajo corren hasta quedarse sin aliento. Físicamente, son mejores. Debo confiar en que la pasión le gana al físico. Los huevos de este plantel le tienen que ganar a la superioridad física. Ya declaré varias veces que este equipo se planta y pelea, como Ringo Bonavena. En las peores. En las malas. En las horribles. En las que posiblemente otro grupo se hubiese desconsolidado. Pero acá estamos, aún en carrera, aún se puede, aún vivos. ¿Será, como dicen, el Globo de los milagros? No sé, no creo en esas cosas. Pero, si vos crees, agarrate de esa idea para el martes, porque tenemos que dejar la vida. Toda el alma en cada jugada. Correr hasta que realmente sientan que los pulmones van a explotar dentro del cuerpo. Trabar pensando que el de enfrente no te puede pasar, no tiene que haber otra opción. Cabecear como si fuera el último minuto. Dejemos todo. Este club se lo merece. Estos colores tienen historia, y debe respetarse. Este club tiene historia, y debe agrandarse. Este club tiene historia, y estas 11 bestias que salen a la cancha tienen que seguir escribiéndola. Es ahora. Es agarrar el envión anímico, sin importar el bajón físico, y darle uso. En serio, tiene que ser ahora.

Es cierto que hoy podría escribirte que algunos estuvieron flojos. Que algunos se quedaron sin piernas rápido, incluso siendo los más jóvenes. Que algunos parecía que se les hubiese pegado el botín en el campo. Sí, podría escribir de eso. ¿Pero para qué? Hoy quiero escribirte con el alma transparente y decirte que la Libertadores es el sueño que no me deja dormir. Sueño despierta. Sueño todos los días. Sueño en levantar esa copa. Sueño con que en cada rincón de América, se hable de Huracán. Sueño. Soñar no cuesta nada. Hoy quiero escribirte para recordarte que acá no se rinde nadie, porque la historia y los colores no lo permiten. Hoy quiero escribirte desde la esperanza de una piba de 26 años que es nueva en esto de jugar cosas internacionales. Una principiante. Y la suerte del principiante dicen que no falla. Hoy quiero escribirte con el corazón en la mano, se me salió en cada jugada dividida. Hoy quiero escribirte para confirmarte lo que ya todos saben: que pase lo que pase, este club va a seguir siendo el gran amor de mi vida.

 

¡¡La razón cuando me faltan razones!! (xxHxx)

 

Victoria Stenvers

@VicoHuracan

 

PD: Esta nota quiero dedicársela a un amigo que me dio Huracán. Gracias por querer tanto a estos colores. Gracias por hacer tanto pero tanto desde tu lugar, y en silencio, como lo hace la gente de gran corazón. Ojalá el Globo esté lleno de gente como vos, esté lleno de Juanchos Penalbas. Feliz cumpleaños, amigo!!

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento