El motor de la visión

 “A man of genius make no mistakes. His mistakes are volitional and are the portals to discovery”. James Joyce.

Al comienzo del presente año, precisamente el primero de enero del 2016 escribí una nota titulada “El club grande exige” dónde expresaba mi opinión sobre el estado institucional del club por entonces y de la importancia del marketing deportivo actualmente. Por esto, a casi seis meses de aquella nota, me pareció importante analizar no sólo si hubo algún cambio en la situación del club sino profundizar en cuestiones de cara al futuro de la institución. En síntesis, lo más característico de la actual dirigencia sigue siendo las simultáneas alegrías y tristezas.

Como dije en mi anterior nota, la actual dirigencia encabezada por Nadur tiene tantas virtudes como defectos: tal como sugirió Luís Sasso en una entrevista radial, no es casualidad que muchos jugadores importantes para la institución, que quedarán para la historia, hayan cumplido 100 partidos con la camiseta de Huracán y, lo que es importante, que sus pases pertenezcan al club. De hecho, el jugador es el activo más valioso de un club, son los que tienen el poder de la pasión, por eso no exagero cuando digo que hay una relación directa entre la dirigencia que hizo posible los 100 partidos de algunos jugadores y la emoción de Gustavito (quien conoció a su ídolo Wanchope), el nene que llora porque “se van” sus ídolos, o la edición de un libro sobre Marcos Díaz. Es decir, es un logro de la dirigencia que existan ídolos, la dirigencia es tan responsable como los jugadores de esa emoción. A su vez, también es una virtud proteger el patrimonio del club como Nadur hizo con el Pity Martinez, como lo hace actualmente con Wanchope ante las cansadoras campañas mediáticas o bien evitando el despilfarro y endeudamiento del club.

Ahora bien, luego de otro semestre de intensa actividad de Huracán no sólo a nivel local sino también internacional, puedo afirmar que no estoy conforme con la persistencia en los defectos y el doble discurso: no sólo en los problemas que no aceptan sino incluso en los que sí. El secretario del club, Fernando Moroni, expresó en un video (muy interesante y positivo) en junio del 2015 que el club había hecho un cambio positivo en la oficina de socios, donde existe un padrón que contabiliza prolijamente y que en poco tiempo habría facilidades de pago como Pago Fácil y entradas con “Pack Familiar”. A su vez, Moroni explicaba que la campaña de socios ya estaba siendo planificada, y que su demora era por la rescisión del contrato con banco de clubes, quienes administraban (a cambio del 15%) el pago de la cuota de socio. Por la misma razón (Banco de clubes) se demoró la implementación de Pago Fácil, pero en afirmó que en Julio/Agosto se iba a implementar. Otra cuestión central que aclaraba Moroni era la posibilidad de poder asociarse online, la cual se iba a implementar pronto. Moroni en ese entonces también afirmaba que Huracán tenía 16.000 socios, de los cuáles sin los vitalicios, sólo 9.000 tenían su cuota al día.

Ya a un año después de estas declaraciones, y casi a un semestre de la medida de restricción a los no-socios, se pueden ver los resultados: no sólo no se aplicó ni el Pack Familiar sino que la medida coercitiva resultó como muchos creíamos y manifesté en mi nota anterior: pobre. La medida aplicada en el mejor momento deportivo casi de nuestra historia dejó 20.000 socios (sin vitalicios) al día según dejaron trascender. Y habría que observar qué será de estos 3.000 o 4.000 nuevos socios que se asociaron muy probablemente para ingresar a ver la Copa Sudamericana y Libertadores ahora que Huracán no participará en un torneo internacional (salvo que gane la Copa Argentina). Para empezar, contra Unión la medida de los no-socios fue levantada (y según Sasso probablemente permanezca así el semestre que viene), pero la cancha estuvo vacía algo que por sobre todo no se merece este equipo de Huracán.

La pregunta entonces es siempre la misma ¿Por qué persisten siempre en el mismo error? No se pudo aprovechar la Copa Argentina, el ascenso y la Supercopa Argentina; no se pudo aprovechar la participación después de décadas en la Copa Libertadores; no se pudo aprovechar la participación y final de la Copa Sudamericana; y ante una nueva chance de jugar la Copa Libertadores (y con buena proyección) tampoco se pudo aprovechar. Pero esto ya está, ya pasó y cómo escribió James Joyce, los errores son portales del descubrimiento y espero que esto sea cierto y quiero creerlo más cuando Nadur declaró la semana pasada “una institución del fútbol argentino llamada grande debe llenar su estadio y sólo con socios”, “necesitamos entender que es muy importante tener muchos socios” o que con “30.000 socios estaríamos muy bien y sería un objetivo importante para Huracán”.

Es un gran avance entender esto que dice Nadur, pero también se debería entender la función de aumentar la masa societaria en los clubes modernos. Cómo expresaba en mi nota anterior, en la actualidad los clubes no se pueden mantener por la cuota de sus socios, mucho menos un club grande como Huracán. Este representa un ingreso básico genuino para el club, pero el motor principal es el marketing deportivo: el propósito es crear un esquema win-win, dónde la masa societaria atraiga a las empresas a invertir en el club, generando múltiples beneficios hacia los socios tanto económicos como de ocio, tanto en la cancha como fuera de ella. El mundo habló del Leicester, el equipo humilde campeón pero tal cómo también escribí en mi anterior nota, esto no es ni por cerca una casualidad. Más allá de un sistema de distribución de dinero en la Premier League más justo que el de la AFA, Leicester es un club ordenado y moderno desde su estrategia de ticketing hasta por estrategia comercial: el equipo humilde, que flotaba por los últimos puestos, cuenta con 27 sponsors siendo algunos de estos Puma, DHL, King Power, Bet365 o Singha Beer.

También hay que entender que es necesario contar con un plan integral de marketing deportivo, y desde ya, con un departamento de marketing, el cual si bien existe, aún no comprendo las acciones o el plan con el que cuentan, si es que tienen alguno. El motor que hace progresar es la visión moderna del clubes deportivos y el motor de la visión es la profesionalización administrativa cómo pilar fundamental del modelo económico sustentable en el tiempo. Por esto, habrá que esperar que esta dirigencia virtuosa en muchos sentidos empiece a avanzar en esta área como hizo en otras.

Rodrigo Molina (@molinarodrigo_)

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento