La opinión del hincha. Noche especial.

Huracán se presentaba por última vez en el Palacio Duco en este campeonato y la gente se hizo presente para agradecerle al plantel este muy buen semestre que nos tuvo en vilo a todos los Quemeros.

El primer tiempo Huracán no encontraba la forma de juego, lo hizo muchas veces al pelotazo a Wanchope, pero Unión lo contrarrestaba con toque fino desde abajo y daba la sensación que no se podía.  Pero en un ataque la Joya Espinoza mete un disparo que se desvía en unos de ellos y se mete en el arco.  Alegría enorme, más que nada por la expectativa de la posible venta al Atlético de Madrid.  Pero todo duró poco ya que en un contrataque ellos nos encontraron mal parados y con varios toques llegaron a nuestra área y empataron.

El segundo tiempo fue totalmente de Huracán.  El visitante dejó de lado la pulcritud del primer tiempo y se refugió en su área chica haciendo dos líneas de cinco.  Ante el insoportable planteo del rival, Huracán tomó las riendas del partido y fue una y otra vez tratando de vulnerar esa multitud de gente agolpada bajo el travesaño.  Parecía que en un momento lo iba a poder lograr pero al final el partido terminó sin que se pudiera modificar el empate.

El estadio despidió al plantel de pie, agradeciendo todo lo brindado y está bien, muy bien.  Como todos saben quizás fue el último partido de la Joya y de Wanchope.  Hasta porai el de Marcos.  A los que les toque ir a otro club, el agradecimiento eterno y el deseo que vuelvan a La Quema para terminar sus carreras en el club que los ama.

También hubo un lugar para el agradecimiento hacia el cuerpo técnico, ya que en un momento dado la gente paró de cantar para al instante ovacionar a Eduardo Domínguez.  Muy merecido por todo lo realizado, por la entrega, la imaginación y el don de mando desplegado haciendo un plantel mucho más que unido.  Yo diría que éste es un grupo de amigos que juega a la pelota.  Mis felicitaciones.

 

Minuto 33 del segundo tiempo.

 

La historia dice que en febrero jugó su último partido.  La última pelota que tocó fue un pase espectacular para que Mendoza clavara el gol que clasificaba a Huracán a la Copa Libertadores de América.  La historia dice que estuvo al borde de dejar el futbol.  Su familia, los médicos y la gente de Huracán, con su cariño, hicieron que en ese minuto 33 el ídolo Quemero sea nombrado en la voz del estadio y se escuchó “sale Montenegro entra con la 18 Patricio Toranzo”.      Nada, yo no voy a venir a describir lo que pasó por todos nosotros en ese momento porque no hay palabras que puedan describir ese sentimiento.  Solo comento el final, cuando las cámaras de televisión se le tiraron encima y yo, desde la Bonavena, lo veía y obviamente no escuchaba lo que estaba diciendo.  Pero sabía lo que estaba diciendo.  Lo sabía muy bien.  Porque Toranzo es un ídolo de Huracán.  Pero además es Quemero, como vos y como yo.

 

Abrazo Quemero!!!

Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: