La opinión femenina

Tengo un nudo en el medio del estómago que necesito vomitarte. Es una mezcla de sensaciones, de las más feas, de las más agridulces. Es irse a dormir con la sensación que se te cagan de risa en la cara, y que vos no podés hacer nada. Cómo empezar a contarte, si vos debés sentir algo parecido? Esto empezó no hace tanto, te prometí que la suerte del principiante no podía fallar. Perdoname, te mentí. La suerte falló. Bueno, mejor dicho, a la suerte la hicieron fallar. Ese es el principal sentimiento que me brota ahora: la bronca. Porque de movida sabíamos que iba a ser difícil jugarle de igual a igual en Medellín. De movida sabíamos que iba a ser una parada para ponernos a prueba y demostrar que, más allá de las desgracias que hemos tenido que soportar, seguíamos de pie, seguíamos vivos. La bronca nace en que, a Nacional no le hacía falta hacer el papelón que hizo hoy. Mejor dicho, al árbitro no le hacía falta beneficiar tan alevosamente a Nacional. Tienen un buen equipo, el cual hoy, consiguió la clasificación con ayuda. Siempre vamos a estar solos contra todos. El Huracán de los milagros. No pudieron con nosotros. No pudieron con nuestros jugadores. No pudieron con nuestra garra, ni con nuestro empuje. No pudieron con el corazón que dejaron estos leones en cada jugada. Tuvieron que ir a lo sucio, tuvieron que manchar este deporte que tanto nos gusta, que tanto nos apasiona. Dejame ser ilusa, yo sigo sin querer creer que el fútbol es un negocio. Mi mamá me enseñó desde chica que esto es  la más pura pasión. No me enseñó que alguien se tiene que bajar los pantalones para conseguir una clasificación, ni me enseñó a dejarse meter el dedo para no protestar por nada. Por nada. Nunca.  NUNCA.

Seguramente mañana me arrepienta de la crudeza con que escribo esta nota, pero no ahora, necesito sacar todo lo que tengo adentro, ahora, ya, sino voy a morir ahogada en palabras. Estoy triste. Estoy enojada. Siempre somos los boludos. Siempre nos cagan. Siempre nos roban. No quiero ser la víctima, NO QUIERO QUE NOS TENGAN LÁSTIMA. Simplemente quiero que, quien corresponda, es decir la Comisión Directiva, NOS HAGA RESPETAR. Que la comisión, alguna vez, haga valer la enorme historia que tiene Huracán, de la cual ellos son parte sin duda, y defiendan el honor de estos colores. Puedo bancarme a los rivales anti fútbol, me puedo bancar que el árbitro cobre las divididas para el rival. Me puedo bancar que el rival nos supere física y técnicamente. Todo eso me lo puedo bancar porque es parte del juego, y esto es un deporte. Disculpame, Nadur, pero yo no puedo bancarme que me caguen desde atrás del escritorio. Ya no más. Tengo 26 años y no es la primera vez que lo vivo: desgasta, lastima, y duele que jueguen con el sentimiento del hincha genuino. No quieran convencerme que hoy perdimos bien. Viví cada jugada como si estuviera atajando al lado de Díaz o clavando una tijera al lado de Wanchope. No te atrevas a mentirnos en la cara, porque todos nosotros vimos cómo nos cagaba un tipo cualquiera en una de las competencias más importantes a nivel mundial.

Mi vieja hace más de 20 años me enseñó que hay que dejar la vida por los colores.  Esta vez, sin caer en aplaudir una derrota, necesito irme con la frente en alto. Esta vez, y más que nunca, levanto los colores que tengo en el corazón y los flameo para que todos lo vean. No nos tengan lástima. Téngannos respeto. Respeto por la historia, respeto por los colores, respeto por la insignia, respeto por la gente, y sobre todo, respeto por estos jugadores que dejaron todo por poner al Globo entre los 16 mejores de América.

No puedo reprocharte nada, Globo. A este plantel no me queda más que palabras de agradecimiento, y hacerles el juramento de que nunca me voy a olvidar de todo este presente. Me encantaría poder volar con vos a Octavos. No pudo ser esta vez. Más que nunca, te quiero. Más que nunca, te acompaño. Más que nunca, te defiendo. Más que nunca, te ayudo a levantarte. Quemero, tatuate esto a fuego: no pueden con vos. Nunca lo hicieron, y nunca lo van a hacer. Esta pasión no se esfuma ni con un inoperante atrás de un sillón, ni con un mamarracho en las redes sociales. Nadie te quiebra, nadie te hace desaparecer, nada te destruye. Ni los de afuera, ni los de adentro. Acá estamos nosotros para levantarte una vez más como tantas veces ya lo hicimos. Nosotros, tu gente, tus hinchas. Hoy más que nunca, estoy con vos. Toda mi vida. Hasta la muerte. Hasta que el Barba me lleve. Hasta el último suspiro.

 

LA RAZÓN CUANDO ME FALTAN RAZONES

Victoria Stenvers

@VicoHuracan

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento