Dictamen oficial de la Registraduría: Argote y Urrego son colombianos

Después de casi tres meses de investigaciones, recurriendo a infinidad de fuentes, pudimos confirmar nuestras sospechas sobre lo ocurrido el 3 de mayo pasado en Medellín, cuando Huracán fue despojado en la revancha por los octavos de final de la Copa Bridgestone Libertadores ante Atlético Nacional. Más allá de las escandalosas irregularidades arbitrales en perjuicio del Globo, lo más relevante es que quedó oficialmente demostrada la nacionalidad colombiana de dos de los árbitros que actuaron aquella noche: José Argote y Jorge Urrego.

De más está decir que el “detalle” de que el 66 por ciento de la terna arbitral tenga vínculo de sangre con uno de los dos países representados en el partido, en este caso Colombia, constituye una grave irregularidad, ética y reglamentaria. Ni siquiera en los enfrentamientos entre equipos de la misma nacionalidad la organización de la Copa Bridgestone Libertadores autoriza la participación de jueces de ese país. Con más razón, aunque formen parte de federaciones de fútbol ajenas a las que disputen el cotejo, un árbitro no puede garantizar neutralidad si su patria de origen o adopción es la misma de uno de los dos equipos, ¡mucho menos si éste hace las veces del local! Pues bien, todo esto ocurrió con Argote y Urrego en la llave de octavos de final entre Atlético Nacional (Colombia) y Huracán (Argentina).

Tras largas gestiones ante la Registraduría Nacional del Estado Civil de Colombia, iniciadas a comienzos de junio, recibimos un oficio del Dr. Carlos Alberto Monsalve Monje, Director Nacional de Registro Civil, que ratifica todo lo que hemos venido denunciando. Allí se confirma que José Ramón Argote Vega, árbitro principal de aquel partido, tiene registro civil de nacimiento de la Notaría única de San Juan del César (La Guajira), inscripto el 31 de julio de 1983, Serial 7910309, Nip (número de identificación personal) 80101715446. Se aclara que “no presenta cédula de ciudadanía colombiana en la actualidad”, aunque ya explicamos en notas anteriores que sus padres son colombianos -como el resto de su familia- y que está acreditado su nacimiento en el Hospital San Rafael, bajo la asistencia en el parto del Dr. Aponinar Rivadeneira.

Por su parte, Jorge Eliécer Urrego Martínez tiene registro civil de nacimiento del Consulado General de Colombia en Caracas (Venezuela) y fue inscrito el 13 de agosto de 1990. Serial 14017441, Nip 81100951444. Hijo de colombianos (al menos uno de sus padres, no nos consta de los dos), la novedad que agrava su situación es que “tiene cédula de ciudadanía colombiana Nº 91.536.164, la cual se encuentra vigente, expedida en Bucaramanga (Santander) y con lugar de votación en dicha ciudad, en el Colegio Comfenalco”. Urrego, por si no se entendió, está en condiciones de sufragar en las elecciones colombianas y pese a ello no se excusó de arbitrar a Huracán.

Oficio Registraduría

 

Mancinelli

Una de cowboys

Cuando denunciamos el origen colombiano de José Argote, la CONMEBOL -siempre desde las sombras- buscó por todos los medios negar nuestras pruebas. Sixto Carrillo, periodista colombiano de Caracol Radio, le contó literalmente una película de cowboys a Gustavo López en Radio La Red para justificar el embrollo de Argote: “Su papá se llama Rafael Argote y su madre es la señora Olga Vega. Son oriundos de un pequeño pueblo que se llama Lagunita. Luego, pasaron al corregimiento de Los Aticos, una zona rural del municipio de San Juan del César. Sus padres vienen con frecuencia al departamento de La Guajira. En aras de la verdad, quiero precisar que José Ramón Argote Vega no nació en el departamento de La Guajira. En octubre de 1978 (N. de la R.: Argote nació en 1980), hubo una trifulca en una cantina que había en la zona. Resultó muerta una persona, identificada con el nombre de Alberto Mejía Rodríguez, que recibió un impacto de arma de fuego. Posteriormente lo culparon a Rafael Argote por la muerte de este señor. La familia Argote tenía solamente un hijo, que se llama Willington, y Olga Vega estaba embarazada de José. Ella se fue del lugar por ese hecho y cruzó la frontera. Por eso José Argote nació en Venezuela, pero el resto de su familia está en Colombia. Conozco a su abuela también y a muchos de sus familiares”.

Nos pusimos rápidamente en contacto con Carrillo, quien ante nuestras preguntas -y la difusión de las pruebas documentales de su nacimiento en Colombia- admitió lo que todos sabemos: “No podemos negar los vínculos familiares y descendencia de José Argote: es guajiro. Es común y costumbre que los guajiros colombianos tengan doble nacionalidad, ese hecho no es extraño para nadie. Mi familia es un vivo ejemplo: varios de mis hermanos y sobrinos nacidos aquí o en Maracaibo tiene doble nacionalidad”.

Pero hubo otros casos de periodistas que intentaron ser más argotistas que el propio Argote, quien nunca salió a aclarar su situación irregular. Los argentinos Héctor Gallo, César Luis Merlo y Ricardo Ruiz, ex prensa en AFA, fueron algunos de los que rápidamente buscaron desacreditar nuestra investigación mediante “documentación venezolana” de Argote que hizo circular extraoficialmente la Comisión de Arbitrajes de la CONMEBOL. El propio Ruiz, incomodado por nuestras preguntas, reconoció: “Desde el ente rector me enviaron los documentos que Argote tiene registrados en la Confederación Sudamericana de Fútbol”.

Daniel García Vargas, periodista venezolano del diario www.liderendeportes.com, editor del portal www.futbolestodo.com y amigo personal de Jorge Urrego, se mostró sorprendido por nuestra revelación y prometió hacérsela llegar al juez asistente. “Creo que este antecedente y tu teoría podrían servir para desarrollar una norma que tome en cuenta la ascendencia del árbitro por motivos de empatía. Gran trabajo Marcelo”, llegó a elogiarnos. Sin embargo, los contactos posteriores para solicitar la palabra del juez de línea fueron infructuosos.

 

Conclusiones irrefutables

José Argote nació en Colombia y su familia es enteramente colombiana, mientras que Jorge Urrego nació en Venezuela pero, al tener uno o dos padres colombianos, se hizo ciudadano de ese país. Por razones que desconocemos, los padres de Argote fraguaron su nacimiento en el Hospital Materno Infantil “Dr. Raúl Leoni” de Maracaibo, Venezuela. El documento fechado en 2007, que la CONMEBOL distribuyó sotto voce para intentar desacreditar el origen colombiano de Argote, está firmado por Darwin José Marin Parra, Director de Jefaturas Civiles del Municipio Jesús Enrique Losada del Estado de Zulia. Se sostiene que “es copia fiel del acta de nacimiento que reposa en los archivos de la Jefatura Civil de la Parroquia La Concepción”. Siendo colombianos, y no habiéndole tramitado nunca la ciudadanía, es obvio que los padres de José Argote no necesitaban falsificar su nacimiento en La Guajira. Al revés, para posibilitarle la nacionalidad venezolana era menester “fabricar” su nacimiento en ese país. Si el periodista Sixto Carrillo le atribuyó una muerte al padre de Argote, ¿es difícil creer que haya sido capaz de fingir el nacimiento en Venezuela de su segundo hijo?

Una fuente colombiana que desde el primer minuto me guió en la investigación llega a las mismas conclusiones: “No hay la menor duda Marcelo: Urrego y Argote tienen nacionalidad colombiana. La respuesta de la Registraduría a tu solicitud es clara y contundente. Esa acta venezolana como documento per se es auténtica, pero obtenida bajo juramento que falta a la verdad. Los padres de Argote y los falsos testigos que llevaron para expedir el acta de nacimiento en Venezuela mintieron para poder registrarlo en la población de La Concepción, estado Zulia. No tendría sentido fraguar el registro civil de nacimiento colombiano de Argote teniendo toda la posibilidad legal de darle nacionalidad colombiana a través de sus padres. Sería el mismo caso que el de Urrego, que nació en Venezuela y por ser hijo de colombianos le correspondió la nacionalidad colombiana también”.

Con Atlético Nacional en la final de la Copa Bridgestone Libertadores y todo a su favor para consagrarse campeón, es inevitable pensar en lo que pudo haber sucedido si Miguel Scime, representante argentino en las designaciones arbitrales de CONMEBOL, hubiese obrado correctamente. Por lo pronto, la clasificación a cuartos de final no estuvo asegurada hasta cerca del final del partido pese a tener la cancha inclinada a su favor. Al día de hoy Scime, un ex árbitro desmerecido hasta por sus pares connacionales, sigue negando la nacionalidad colombiana de Argote y Urrego.

Para finalizar, una reflexión. Como Ricardo Casas en 2009, el Asistente 1 fue tan o más decisivo que el árbitro principal. Marcó offside inexistente en una jugada que hubiese terminado en gol de Wanchope Abila con el partido 0 a 0 y, según descubrimos ahora gracias a una captura de imagen del partido, fue quien advirtió a Argote de la “infracción” de Federico Mancinelli que motivó su expulsión. Dos decisiones clave a favor de Atlético Nacional de un ciudadano que próximamente podrá sufragar en el plebiscito por la paz de Colombia.

Marcelo Benini
Director del periódico El Barrio

 

Monsalve Monje

Monsalve Monje

Sixto Carrillo

Sixto Carrillo

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: