Recalculando (Huracán 1 (3) - Belgrano 1 (5))

Hasta aquí llegó. Un equipo que aun se sigue armando, sin tener el reemplazo a su jugador franquicia (Ramón Ábila) y refuerzos con tan solo un par de entrenamientos, dio todo lo que pudo pero no alcanzó. Nuevamente los errores arbitrales jugaron un papel fundamental y las impericias a la hora de la definición por penales fueron claves para el desenlace del encuentro. Huracán quedó eliminado por Belgrano de Córdoba en penales tras haber empatado 1-1 en los 90 minutos reglamentarios.

Huracán que, finalmente, contó con Ezequiel Garre y Patricio Toranzo de entrada, mientras que en el banco se quedaron el pibe Leonardo Muller y Julio Ángulo. Intentó tener todas las rayitas del wifi para la conexión entre Patricio Toranzo y Daniel Montenegro pero parece que la señal al Bicentario de San Juan no llegó. A pesar de esto, el equipo mostró algunos aspectos positivos, sobre todo en el gran nivel mostrado por Alejandro Romero Gamarra.

El partido se abrió con un gol de Belgrano a los 19 minutos de la primera parte, en claro fuera de juego. El que convirtió fue Lucas Aveldaño, que recibió solo – y adelantado – un rebote de Marcos Díaz que venia de sacarle un pelotón al joven Gastón Álvarez Suarez y empujó con violencia al gol. Rápido Huracán reacciono. A los 22 minutos Bogado tradujo una pena máxima desde los doce pasos (Una jugada de Romero Gamarra que tras enviar un centro, la pelota dio en la mano de Federico Álvarez) en gol y así empató el partido.

Luego, en lo que restó del partido Belgrano contó con algunas chances claras para desnivelar el marcado pero nunca pudo hacerlo, siempre marcando la diferencia desde sus individualidades, sobre todo Matías Suárez, y no por su trabajo en equipo. En cambio, el equipo de Domínguez mostró cosas interesantes desde la idea, intentó jugar bien la pelota pero la falta de un faro, la falta de un Wanchope se notó, fue una navidad sin regalos, sin un tío ebrio, no es una navidad. Sin Ramón Ábila, Huracán no pudo ser un Huracán peligroso más allá de sus buenas intenciones. Destacado para contar antes del final, la expulsión para Mauro Bogado por doble amonestación, que fue clave a la hora de la definición del encuentro.

El partido de disolvió, los dos tiempos de 45 minutos se terminaron y el partido fue derechito a los penales. Todos nos remontamos aquella final de Copa Argentina y a un Marcos Díaz teniendo su noche soñada pero esta vez fue una pesadilla la noche. El capitán, Martín Nervo, falló el único penal de la tanda (por Huracán convirtieron Mancinelli, Mendoza y Puesto. Mientras que en Belgrano acertaron Matías Suárez, Pereyra, Álvarez Suárez, Lema, Álvarez) y así Belgrano pudo llevarse la clasificación por 5-3 y ahora en octavos de final de la Copa Argentina enfrentará a Defensa y Justicia.

Huracán, con un solo objetivo, el campeonato. Deberá sumar y mucho, no hay excusa. Pero antes de eso, deberá incorporar sobre todo un delantero de área sino le va a costar muchísimo hacer goles. Es una noche triste, un golpe duro, pero Huracán levante y anda, mucho torneo queda por venir. A pesar del mal momento, nunca se rinda Quemero y como le digo ¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento