El Firulete Quemero: Volvimos al Palacio y no nos tomamos la cerveza.

La alegría de volver a nuestro hogar luego de tantos larguísimos meses no fue completa al empatar en esta segunda fecha con más interrogantes que certezas, Huracán todavía no está a punto y se nota en lo que al juego se refiere, así y todo el crédito sigue abierto, no por lo demostrado en estas 2 presentaciones, si por el material que hay y por el entrenador que está al frente del primer equipo, que luego de esa etapa de amesetamiento donde todo indicaba que el barco estaba a la deriva, se hizo cargo y comenzó a dirigir a los que hasta hacía una semana eran sus compañeros. Esta no es una defensa hacia quien comanda a este nuevo Globo, es solo un análisis que el lector tranquilamente puede estar o no de acuerdo, somos todos técnicos, y cada uno observa los partidos desde su óptica, desde lo individual con la almohada y en cada segundo, ya que pensamos las 24 horas en Huracán y desde lo colectivo, ahí cuando tenemos que alentar.

Dos postales del encuentro de ayer, silbidos por el cambio realizado por el “Comandante” Domínguez y ahí cuando se va el “Firulete Quemero” de la noche viene la ovación para este, para Pusetto, aquel que errara un gol imposible en la pasada fecha, pero que demuestra que tiene pasta, debe estar más acompañado sino nos desviviremos en su habilidad pero si queda solo, sólo será eso, un hábil jugador que tendrá que resolver el y nada más que él, en un deporte donde lo colectivo debe primar sobre lo individual para que estas individualidades sean positivas para su equipo, algo tan sencillo y complejo como eso; tarea que aquél que sabe, debe decodificar; por algo está ahí y nosotros desde nuestra “sabiduría individual y colectiva” no. La otra postal fue después de la ovación al jugador proveniente de Atlético de Rafaela, con unos cánticos de unos pocos contra el entrenador. Ahí viene el análisis colectivo, sin saber dijimos todos ¿Está loco, como lo saca? Y la realidad marcaba que el puntero derecho tenía una contractura, evidentemente el entrenador debió sentir que se le caía el soldado que venía rindiendo de la mejor manera, la alternativa fue Romero Gamarra, que ingresó con frescura y el empate llegó.

Huracán no jugó bien, no viene jugando bien, tampoco es un desastre, hasta ahora es un equipo que tiene todo el potencial para estar en otra posición pero que no logra ensamblarse, con actuaciones por debajo de lo que pueden dar algunos y seguramente por errores tácticos. Claro, que a uno no le cierra que no ponga un 9 definido, y eso lo saben puertas adentro los que están al frente del plantel, faltaban delanteros pero los que llegaron todavía no están a punto, Mendoza que es el que viene de la etapa anterior, todavía está saliendo de boxes, entonces aparece la improvisación desde los recursos con los que se cuenta. Un equipo que todavía no tiene la frescura que le supimos ver, donde por momentos y con la desesperación por no conseguir los 3 puntos se hacía todo al revés, llegando a ver como Marcos Díaz, de mal partido salía jugando por abajo para Toranzo y este se la pasaba a Romat para que se le fuera por el lateral, la cosa por lo menos por lo que uno aprendió debió ser a la inversa. Esa es la desesperación y el norte difuso pero definitivamente aclarable para comenzar a dar pelea.

Si queremos ver a Huracán peleando en los primeros lugares, debemos grabarnos a fuego, una vez más; que todos somos importantes, que todos componemos las famosas 4 patas de la mesa: Jugadores, Cuerpo Técnico, Dirigentes e Hinchas; si algunas de estas patas no están firmes, grave problema tendremos. Las patas están firmes, estamos todos para llevar a Huracán a lo más alto, de nosotros depende, y el nosotros no se refiere a los que alentamos sino a todos los que somos parte de este hermoso mundo llamado Huracán.

 

PD: Ya que piden DNI para ingresar a la cancha, tengan el favor de correr los vallados de calle Luna cuando se van ¿O no pagaron adicionales?

Banderas Quemeras, en tu Corazón,

 

Yo quiero verlas, Ondeando Luzca el Sol o No…

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: