El Firulete Quemero: canallas, silbidos y puntos perdidos.

1

“El domingo, cueste lo que cueste. El domingo tenemos que ganar…” Entre silbidos y este enunciado que retumbaba desde la Bonavena se retiraba Huracán tras empatar en un gol frente al cuadro rosarino.

Estos jugadores volvieron a quedar en deuda frente a su público. Si bien se cortó la racha de dos derrotas en fila y se volvió a sumar, el rendimiento de los dirigidos por Ricardo Caruso Lombardi, no estuvo a la altura de las circunstancias.

El tempranero gol de Nacho Pussetto  a los 6 minutos de comenzado el partido, definiendo desde el piso tras una gran jugada individual, presagiaba algo distinto. Pero Huracán no fue capaz de mantener ni liquidar el resultado.

Caruso Lombardi sigue buscando sobre la marcha y mete mano en un plantel armado por un Presidente para un cuerpo técnico que ya no está y con el que se sacaba chispas. La forma física de los jugadores y los cambios fecha tras fecha, nos obligan a pensar que el DT sigue sin encontrar ese 11 inicial que salga de memoria y le de resultados.

Pero, mientras tanto, los rendimientos individuales siguen siendo muy precarios. Un inseguro, inofensivo e inconexo Romat volvió a desnudar las miserias del lateral derecho del Globo. Un otrora indiscutido como Martín Nervo tuvo un rendimiento muy flojo. Mauro Bogado parece no haber recuperado el nivel que le supimos conocer y no fue capaz de ayudar a Fritzler en la contención. Montenegro volvió a mostrar una imagen de ex jugador y no pudo asistir a un Barrales que se desdibujó por completo y pasó la mayor parte del complemento en el piso.

Huracán sigue perdiendo esos puntos que debería sumar. Como en las fechas pasadas, ese envión que pareció inyectarle Caruso Lombardi al plantel en su debut en Tucumán no volvió a aparecer y los constantes cambios de jugadores y puestos nos obligan a pensar en las culpas y responsabilidades de quienes armaron este plantel, quienes lo prepararon físicamente y quienes lo conducían con anterioridad.

Tras el empate de Gustavo Colman en el complemento, el Globo no pudo generar situaciones claras para volver a ponerse en ventaja. Los dirigidos por Coudet mejoraron mucho y tuvieron más control de la pelota.

El Firulete se lo lleva Carlos Araujo que cumplió con creces en el lateral izquierdo con firmeza en la marca y buena salida por su lateral, con las piernas cambiadas. El puesto de lateral por izquierda resume lo mal que se hacen las cosas en Huracán en materia refuerzos. Se subió al chico Müller y se le ofreció la titularidad apresuradamente; se trajo al veterano Garré, al ignoto Morales, jugó Luca Sosa y termina siendo un lateral derecho el más firme…

Seguimos sufriendo la falta de compromiso con el socio a la hora de armar un plantel, y la salida apresurada de un Cuerpo Técnico, como inevitable consecuencia del personalismo de un Presidente que no deja ser ayudado. Se viene el partido más importante del torneo frente a un clásico rival entonado. Pero para este Huracán flaco que sufrió un empate canalla, volvió a perder puntos y se fue silbado, llegó la hora del compromiso. Esperemos que los jugadores hayan entendido el mensaje de la gente y que el DT encuentre pronto el sistema de juego y ese 11 inicial que deje de defraudarnos.

Banderas Quemeras, en tu Corazón,

 

Yo quiero verlas, Ondeando Luzca el Sol o No…

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento