El Firulete Quemero: La Revolución Caruso.

El tipo lo sabía, el estaba convencido que en algún momento su presencia iba a encontrarse con ese desafío esperado, ese desafío llegó anoche y el tipo puso el pecho para empezar a demostrar el por qué de su aparición. Tema de debate serán sus formas, su modo de pararse y parar a los suyos, pero eso a el pareciera no importarle, a el lo que le importa es plasmar su idea y hacerla llegar a sus directos e indirectos destinatarios, jugadores e hinchas. El tipo es Caruso Lombardi, como todo ser cuenta con sus luces y sombras y con todo esto a cuestas, inició una nueva revolución en el fútbol argentino, pero esta es la más trascendental de su carrera, por supuestos antagonismos o grietas que se cerrarán o no de acuerdo a la voluntad de las partes.

Huracán, luego de la partida de su ex entrenador, Eduardo Domínguez y con sólo 2 días de entrenamiento viajó a Tucumán con la confianza de poder hacerse de una vez por todas con los primeros 3 puntos en este torneo, el inflador anímico tuvo que reemplazar a los trabajos con pelota y en el amanecer del encuentro el juvenil Luca Sosa arremetió contra el arquero local luego del pase milimétrico de Romero Gamarra, creer o reventar, la revolución comienza. Pierna fuerte, un medio campo poblado, con un emblema que ya es el alma del equipo y “Firulete Quemero” otra vez, Matías Fritzler, dirigiendo a sus compañeros, tocando, gustando y marcando. La dupla central con Mancinelli y Nervo sacó todo lo que le tiraron, aunque por momentos tuvieron que mirarle el número de la camiseta a los delanteros rivales. La tenencia de la pelota fue escasa, el local la manejaba aún sin saber que hacer con ella y el pragmatismo fue factor fundamental en el Globo, para aprovechar esas gotas de agua que se podía arrebatar en la noche calurosa de Tucumán, con juego y asociación del kaku y Montenegro llegaron a habilitar a Diego Mendoza que hizo de manera perfecta la diagonal para estampar lo que sería el 2 a 0 definitivo para Huracán, alegría y emoción la del jugador proveniente de Estudiantes de la Plata, emoción del Pueblo Quemero que fue testigo de su recuperación y de su constancia para salir de ese duro momento. El segundo tiempo casi estuvo de más, Huracán cedió definitivamente pelota y terreno pero eso no era problema ya que los rivales eran sistemáticamente neutralizados con una defensa ya firme. Pitazo final luego de 5 minutos de descuento (un poco bastante) y festejo del cuerpo técnico, jugadores e hinchas desde cualquier lugar del planeta. Huracán comenzó a ganar y eso es lo más importante.

Se vienen 2 semanas de descanso por las eliminatorias y ahí empezará a andar la mano del entrenador, en el Palacio seremos testigos de su figura tantas veces denostada por nosotros cuando este venía con equipos rivales, hasta dirigiendo a los vecinos, que ahora lo tendremos sentado (es un decir) en el banco de suplentes local. Señoras y señores, a dejar odios y rencores, a alentar como siempre, Huracán está por encima de los nombres y aquel que dirige es este hombre que puede gustar o no, pero es el que está detrás de la línea de cal con sus marcaciones y silbidos a sus dirigidos, ahora es un Quemero más y deberá demostrar que está capacitado para esta tarea, la de dirigir a Huracán.

El tipo empezó su revolución, su revolución más importante, donde tiene la libertad para darle pizcas de magia a su equipo ya que el apremio con los promedios no es como con otros conjuntos que pasaron en su carrera, tiene tiempo para demostrar y demostrarse que atrás de ese tipo que aparece en los medios de forma simpática también puede pelear por cosas mas importantes que salvarse del descenso y tratando bien a la pelota ¿Por qué no? Desde acá, del lado de los hinchas alentaremos sin cesar por ese Globo que nos enamora cada día más y el entrenador observará lo que es la verdadera pasión Huracanense. La Revolución Caruso comenzó en Huracán.

Banderas Quemeras, en tu Corazón,
Yo quiero verlas, Ondeando Luzca el Sol o No…

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: