La opinión del hincha Huracán 1 Temperley 2.

Tormenta previa al partido en Parque Patricios con abundante agua caída durante horas pero cuando nos dirigíamos al Duco, mágicamente salió el sol.  Y vino el calor. Y se fue el viento.  Rarísimo lo del clima…

Gran expectativa por ver al equipo luego del triunfazo en Tucumán, buena cantidad de gente aún con la tormenta pero Huracán nunca pudo hacer pie en el partido.  Jamás.  Le gana un equipo que jugó mucho mejor y deja una sensación extraña, rara.

Comienza el partido y el pibe Sosa hace una jugada sobre su punta y logra desbordar hábilmente para dejarlo solito y solo a Mendoza que no logra embocarla.  Era el comienzo soñado como contra Atlético, pero no.  A partir de ahí fue Temperley quien jugó el partido.  Un despliegue descomunal sumando juego y hasta por momentos atrevimiento hicieron que no sorprendiera el gol de Figueroa.  Pero Huracán, dolido, no dejó pasar ni cinco minutos que de la mano de Mancinelli (lo único rescatable junto a Sosa de Huracán) la embocara y nos hiciera sentir que el equipo se despertaba y lo daba vuelta y goleaba.  Pero no.  Termina el primer tiempo y nosotros pidiendo que termine de una vez para reordenarnos en el vestuario y volver a empezar.  Pero el segundo tiempo fue peor.  La única situación de gol que tuvo fue al final, creo que Mendoza la pierde en el área chica.  Nada más. Nada.  Temperley siguió manejando la pelota, los tiempos, el partido y psicológicamente dominaba a Huracán a placer.  Y Marcos Díaz, que había sacado una pelota descomunal (impresionante) en el saque de córner se duerme y ellos embocan el segundo.  Increíble lo que veíamos por la previa de ambos equipos.  Justicia para los que nos tocó estar viendo el match.

Huracán tuvo graves problemas defensivos.  La punta del cuatro fue un colador toda la tarde.  El mediocampo de la mano de Bogado, un Rolfi apagado y un Kaku Gamarra que no pudo brillar, fue malo.  Y la delantera inexistente.  Todo eso nos deja una pálida imagen con unos rendimientos personales bajísimos y una sensación de equipo que defiende mal y ataca mal.

Duro trabajo le espera a Caruso Lombardi, quien tampoco supo desatar el nudo que le propuso el técnico de Temperley, quien fue el gran ganador de la tarde.

La salida del Duco nos dejó a los Quemeros que caminábamos por Luna la casi certeza de que se viene un cambio grande en el plantel titular.  Es de esperar que suceda ya que en todos los reportajes que hizo, incluso a nosotros en Patria Quemera Radio, el DT aseguró que jugará el que mejor esté en el momento y no se va a guiar por nombres ni trayectoria.  Personalmente espero que Pussetto se cure pronto de la lesión y que el ecuatoriano Angulo tenga su oportunidad, lo mismo que Toranzo quien creo merece la oportunidad de jugar por lo menos un tiempo entero.  Y si Fritzler necesita ayuda en el medio quizá sea el momento de subir al pibe Compagnucci.  Obviamente éstos son cambios que van por mi cabeza y dando la posibilidad a los Quemeros que pongan lo que piensan aquí abajo.

Esperando que ganemos otra vez de visitante, les mando un saludo Quemero!

 

Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: