BOMBEARLO A HURACÁN, EL VERDADERO CLÁSICO

dyn832

El único clásico que hoy por hoy tiene Huracán es que lo perjudiquen en cada instancia decisiva, en cada partido importante que juega, desde hace algunos años a esta parte. En los últimos tres duelos que el Globo disputó en la cancha de San Lorenzo fue perjudicado alevosamente por arbitrajes bochornosos, con penales inexistentes, con expulsiones insólitas y con fallos a favor no cobrados por estos personajes que dicen impartir justicia y lo único que hacen es responder a los intereses de ciertos poderosos, que manejan  algunos clubes, pero que andan con pretensiones de gobernar el fútbol argentino todo.  

A estos episodios podemos sumarle otros donde Huracán fue bochornosamente tirado al bombo, como promociones para ascender, finales para llegar a Primera División y definiciones de campeonato, como aquel famoso escándalo en la cancha de Vélez en 2009 con Gabriel Brazenas haciendo de brazo ejecutor de la guillotina habitual que sufre el club más porteño cada vez que puede alzarse con un poco de gloria, una gloria que supo tener en su historia, que recuperó con dos títulos recientes pero que ahora se la vuelven a  negar sistemáticamente desde las esferas de poder. Hasta acá llegaste Globo, parecen decirnos a los sufridos Quemeros.

No era necesario que Darío Herrera hiciera lo que hizo en este último clásico, otorgándole un penal insólito a San Lorenzo, evitando expulsar a Ortigoza luego de una patada criminal a Marcos Díaz en el rebote y sí expulsando a Toranzo por un pisotón absolutamente casual con sólo un minuto en cancha. Pero claro, tenía que ganar el equipo que hoy por hoy supera en poder  y en beneficios a River y a Boca. Había que ubicarlo nuevamente en la pelea del campeonato, no importa de qué manera.

La pelota está manchada Diego, aunque vos no quieras. Realmente cuesta entender el festejo de 40.000 tipos enfervorizados por un triunfo construido con 12 jugadores contra 11 desde el primer minuto. El clásico no es San Lorenzo-Huracán ni tampoco es ganarnos, como socarronamente dicen los hinchas cuervos. El único clásico es bombear al Globo sistemáticamente desde el poder de un fútbol que hace rato perdió la credibilidad.  

Roberto Guidotti

Lic. en Ciencias de la Comunicación

Periodista-Historiador

Co-Autor del libro del Centenario de Huracán

DNI: 18.299.705

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento