¿Qué votamos el 18 de diciembre?

foto0429

El 18 de diciembre habrá elecciones en Huracán. Los socios debidamente habilitados irán a las urnas para elegir nuevos asambleístas. Históricamente esta elección despierta muy poco interés en los votantes que no se acercan en forma masiva a ejercer su derecho electoral.

Hay mucha fantasía y falta de información sobre la actividad de la Asamblea en Huracán, por eso es importante saber qué es una Asamblea de Representantes y qué facultades tiene.

Una asamblea no es más que un grupo de personas que componen un órgano representativo de los miembros de una  institución, en este caso los socios de Huracán. El Estatuto de nuestro club, ese conjunto de artículos muchas veces oxidado e incumplido, la organiza internamente y le otorga diversas facultades.

Hay tres tipos de Asambleas. Las extraordinarias que son convocadas (por CD, a pedido del Tribunal de Honor, por el 30% de los Representantes, o el 5% de los socios habilitados para votar, o 2/3 partes de las agrupaciones políticas reconocidas). Las Ordinarias que se deberían celebrar todos los años con los representantes elegidos que se encuentren en funciones. Y las Especiales que se requieren para la reforma del estatuto.

Los 60 socios elegidos son convocados para reunirse mediante un telegrama recibido en  sus domicilios declarados en el padrón. La primera participación que tendrán será en la Asamblea Constitutiva en la que asumen como nuevos representantes y se lleva a cabo la  designación de sus propias autoridades (Presidente, Vicepresidente y Secretario), y se definen los miembros de los otros órganos de control que tiene la Institución: La Comisión Fiscalizadora y El Tribunal de Honor.

Esta Comisión Fiscalizadora, que es delegada de la Asamblea, será la encargada de presentar ante los representantes el informe sobre el Balance previo al tratamiento en Asamblea Ordinaria. La CD está obligada a poner a disposición de cada representante una copia del Balance para tomar conocimiento de su contenido y analizarlo. La participación de cada asambleísta en el análisis de este informe financiero que refleja la situación del patrimonio del club es de suma importancia para acompañar con su voto el balance presentado, oponer objeciones o pedir mayor información que se considere necesaria.

Si el club decide adquirir, enajenar, comprar, vender y permutar inmuebles o constituir hipotecas o prendas, o contraer obligaciones que excedan su mandato,  la Asamblea de Representantes deberá someter el asunto a su aprobación.

Más allá del control patrimonial y de la autorización para realizar ciertos actos, la Asamblea de Representantes tiene una potestad de suma importancia. Puede revocar por motivos fundados el mandato a la Comisión Directiva, contando con el voto afirmativo de las 2/3 partes del total de sus miembros. Durante la segunda presidencia del ludópata británico la Asamblea -a instancias del informe de la Comisión Fiscalizadora- fue el órgano que lo cuestionó ante la no presentación de Memoria, Balance e Inventario de los últimos tres ejercicios, la inexistencia de inventarios y la nula constancia de documentos acerca de la compra y venta de jugadores. La participación activa de los representantes de los socios terminó con el mandato del ex ídolo, el adelantamiento de las elecciones y la suspensión del ex presidente y vice como socios.

La asamblea de representantes tiene la competencia exclusiva para destituir a cualquier autoridad del club, como así también la expulsión del afectado en su condición de socio. También es la única autoridad que puede disponer amnistía a los asociados, a propuesta de la Comisión Directiva. También el estatuto la faculta para decretar la disolución de la Institución  su incorporación patrimonial a otra entidad similar, modificar sus fines, divisas, nombre y escudo.

Se acerca el acto eleccionario y siempre es saludable que los socios, los únicos dueños de la institución, elijan a sus autoridades. Una asamblea activa, más allá de lo formal, que represente a la pluralidad de voces que hay dentro de nuestro club es un órgano de vital importancia para la transparencia y el control de las decisiones emanadas de la CD de turno.

Si bien la estructura institucional del club requiere una modernización urgente, la participación de la mayor cantidad de socios en las elecciones y la renovación de las generaciones que se comprometen en los órganos de gobierno del club, es el primer paso para un Huracán moderno donde todos puedan trabajar en conjunto, más allá de los sellos de goma de las instituciones que son efímeros.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento