Una medida antipopular que debe dejar de aplicarse

Por Roberto Guidotti

Desde hace más de un año el Mundo Huracán tuvo que aceptar casi con resignación una medida sorpresiva que dejaba fuera de la cancha a aquellos Quemeros que no eran socios de la institución. La decisión se tomó en oportunidad de jugar las instancias decisivas de la Copa Sudamericana 2015, un título que se nos escapó en una serie de penales que hoy todavía duelen pero que en otros momentos cercanos nos devolvieron la felicidad olvidada que llegó gracias a oportunos aciertos en decisiones institucionales y deportivas.

Todos sabemos muy bien la enorme cantidad de gente que es capaz de llevar Huracán cuando la circunstancia amerita. El Globo ha jugado con cerca de 40.000 personas en partidos importantes de diferentes épocas, algunos bastante recientes. Pero –nobleza obliga- la decisión de obligar a la gente a hacerse socia, si bien nos restó mucho público en aquellas noches ante River e Independiente Santa Fe, parecía una estrategia con cierta lógica a pesar de manifestarse claramente coercitiva. Los morosos se pusieron al día y algunos hinchas más se hicieron de su carnet para presenciar partidos con características históricas. El club aumentó su cantidad de asociados a 20.000 hacia fines de 2015, con un objetivo trazado en el tiempo de llegar a los 30.000, una cifra indispensable para que el club pueda sustentarse y autofinanciarse según declara con mucha razón nuestro presidente, Alejandro Nadur.

Ha pasado un año y la medida continúa, insólitamente, dejando fuera de la posibilidad de asistir al Ducó a miles de huracanenses con sus familiares, amigos y allegados que solían concurrir y en muchos casos lograr la adhesión a nuestra camiseta de nuevos pibes. No olvidemos que muchos niños y adolescentes se hacen fanas cuando ven en la cancha a determinado equipo. La concurrencia al estadio es un imán para el chico indeciso. Pero el club le cerró la puerta en la cara a todos estos hinchas y a sus potenciales simpatizantes. Así, de manera inconsulta y dictatorial, como si esa iniciativa fuera la única manera de captar socios nuevos, olvidando campañas y estrategias diferentes.

La medida se convirtió en fracaso desde cualquier óptica posible. No se han hecho nuevos socios a lo largo de este 2016, la cancha está cada vez más lejos de llenarse y el equipo, cuando más necesita del aliento de su gente producto de esta pésima campaña, juega con una cantidad de público escaso en tiempos de necesidad de mayor apoyo. ¿Alguien en su sano juicio puede creer que se van a sumar nuevos socios ahora, en este momento difícil, si no se hicieron antes, en épocas de triunfos y gloria recuperada? ¿No es el momento de atraer a toda la gente de Huracán a la cancha con precios accesibles? No todos pueden pagar regularmente una cuota social prolongada en el tiempo. La gente tiene otras prioridades. Pero esa misma gente también tiene derecho de acompañar al Globo cuando el bolsillo y el tiempo se lo permiten. De anularse esta medida, gradualmente irán volviendo a la cancha aquellos que la abandonaron en su momento. Señores dirigentes: simplemente reflexionen sobre este tema en particular y tengan autocrítica.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: