Debilidades de la política societaria de Huracán

Mientras los clubes líderes amplían sus padrones ofreciendo descuentos a quienes pagan por débito automático, obsequiando plateas para partidos internacionales y sorteando indumentaria oficial. Huracán sólo apela a la prohibición del ingreso de los no socios a la cancha como único recurso. Una medida que debería replantearse.

Hasta fines de 2015, cuando logró acceder a su primera final internacional, Huracán tenía alrededor de 14.000 socios. Nunca, hasta entonces, se había implementado una campaña seria y sostenida para ampliar esa masa. Fue el 20 de noviembre de ese año cuando la comisión directiva, presidida por Alejandro Nadur, determinó que para ingresar al Ducó a presenciar el partido de ida por la definición de la Copa Sudamericana era requisito excluyente tener carnet y estar al día con la cuota.

Gracias a esa medida, parcialmente acertada en aquel momento porque era una oportunidad única (como contrapartida, la cancha no estuvo al 100% de su capacidad), se lograron sumar 7.000 nuevos socios y superar así los 20.000. Sin embargo, esa disposición restrictiva continúa al día de la fecha y es el único argumento “disuasivo” para que el hincha que aun no lo hizo se incorpore al padrón. Lejos de atraerlo con bonificaciones y premios, como hace la mayoría de los clubes, Huracán endurece su postura: no desarrolló un plan familiar. Es cierto que algunos clubes no lo tienen, pero eso es porque no lo necesitan debido a su alta demanda u ofrecen otros beneficios. Hasta los quemeros recién nacidos deben pagar su cuota social, exigencia que hasta donde averiguamos sólo tienen River y Talleres de Córdoba. De hecho, el Globo cobra $ 130 a los bebés y los citados equipos $ 100. La mayoría de los clubes ofrece membresía gratuita a los menores de 2, 5 o 12 años, dependiendo de cada institución.

Los clubes que implementaron una admisión exclusiva para socios en sus tribunas populares tienen colapsada la capacidad debido a un padrón numeroso. Boca, River e Independiente superan los 100.000 socios, San Lorenzo dice andar por los 70.000, Racing, Central y Newell’s se acercan a los 60.000. En todos estos casos, la posible restricción de los invitados a la popular -vale aclarar, no sucede en todos los casos- es hija de la necesidad. Pero esta condición no se comprende en la posición de Huracán, cuyo padrón ha crecido apenas un 50% en los últimos cinco años.

Para alentar el desarrollo de la masa societaria hay que implementar acciones más creativas y sostenibles en el largo plazo, que por supuesto requieren inversión y presupuesto. Difícilmente el Globo amplíe su población de abonados cuando, en términos de costos, es el quinto club más caro de la Argentina, detrás de River, Boca, Racing e Independiente, por encima incluso de San Lorenzo. Si aceptamos que el ingreso promedio del hincha de Huracán no es el más alto de la Argentina, entonces es lógico que nuestros socios no aumenten como quisiéramos.

Las frases “Huracán y nada más”, “A Huracán todo sin pedirle nada” o “Esto es Huracán” pueden ser suficiente excusa para que los más fanáticos acepten ciegamente la ausencia de una política societaria. Pero no todos los hinchas funcionan igual y no sólo en el Globo. Si fuese tan sencillo, todos los clubes -especialmente los más populares- apelarían sólo al orgullo de la pertenencia para incrementar sus ingresos por cuotas sociales. Sin embargo, un repaso por las webs de cada uno basta para entender que el marketing tiene una fuerte presencia en cada acción y que detrás de una oficina de socios hay una política de captación muy estudiada. Asimismo, se observa que a mayor cantidad de integrantes de un grupo familiar los valores globales descienden a partir de distintas promociones. Mientras en Huracán hay una escala de precios rígida, que lleva a una familia tipo a erogar $ 1.000 mensuales, clubes como Lanús, Estudiantes y Vélez -todos con más socios que Huracán- cobran entre $ 700 y $ 800. Al margen, admiten el ingreso de invitados en sus estadios.

Descuentos a quienes pagan por débito automático, obsequio de plateas a partidos de Copa Libertadores, bonificación de cuotas por pago de un año completo, sorteo de camisetas autografiadas y entrega de la revista oficial son apenas algunas de las estrategias que utilizan los clubes para atraer nuevos socios. A pesar de que el “producto” comercializado es la pasión por una camiseta, está implícito dentro de las campañas un concepto similar al de atraer “clientes”. En Huracán muchos parecen horrorizarse ante esa analogía, como si en el fútbol no se manejara dinero.

Durante el largo receso futbolístico que hubo entre diciembre y marzo, un grupo familiar promedio erogó en Huracán aproximadamente $ 4.000. Dejemos por un momento de lado la pasión y preguntémonos cuál ha sido su ventaja respecto del no socio. En esos cuatro meses no recibió ninguna clase de beneficio de parte del club y, que sepamos, tampoco hubo iniciativa alguna para sumar nuevos integrantes a la familia huracanense de cara a la reanudación del torneo. Ni siquiera un video motivacional, producido por una agencia publicitaria, como hizo Gimnasia y Esgrima de La Plata. Es hora de entender que los socios no crecen espontáneamente en ningún club, ni siquiera en aquellos que pelean torneos. Y que la coerción no es la mejor estrategia para atraerlos. Las acciones espasmódicas pueden funcionar una vez cada tanto, como en la citada final internacional ante Independiente Santa Fe, pero tienen la contrapartida de limitar la convocatoria en el Ducó.

Ahora que Huracán anunció un nuevo e inoportuno aumento de la cuota a partir de abril, nos parece oportuno analizar los valores -armando grupos de padre, madre, cadete e infantil- y algunos de los beneficios que ofrecen a sus socios quince de los más importantes clubes de 1º División:

Boca. Debido al colapso de la capacidad de la Bombonera, desde hace unos años el club permite el ingreso a nuevos socios sólo en las categorías de Adherente, Adherente Interior y Adherente Exterior, a un valor de $ 60 las dos primeras y 5 dólares la última. Una familia tipo de socios activos abona $ 1.465. Si se adhieren al débito automático con varias tarjetas de crédito, tienen un 20% de descuento en las primeras 12 cuotas.

River. Una familia tipo de socios activos abona $ 1.310. El grupo familiar tiene descuento, que dependiendo de la cantidad de miembros puede ser de un 15, 20 o 30% Los socios tienen derecho a acceder a las plateas de las Tribunas Altas Gral. San Martín y Gral. Belgrano, Centenario Baja y a toda la Tribuna Enrique Omar Sívori, realizando previamente la reserva de “Tu lugar en el Monumental”. Actualmente sólo se pueden inscribir hijos de socios en la categoría Infantil (hasta seis años inclusive). Por el momento, el Estadio se encuentra completamente abonado. Se pueden adquirir localidades para todos los partidos, tanto del torneo local como para las Copas, partido a partido a través del sitio oficial, dependiendo del remanente.

Independiente. Una familia tipo de socios activos abona $ 1.090 y para ingresar debe abonar las 12 primeras cuotas, con tarjeta en seis cuotas sin interés. Otra opción es hacerlo mediante abono a platea. Una curiosidad impropia para un club grande: en su página web el valor de las cuotas se encuentra desactualizado desde agosto de 2014.

Racing. Una familia tipo de socios activos abona $ 1.110 y accede a descuentos de entre el 10 y el 40% en casi 200 locales y empresas de servicios de diferentes rubros, que pueden consultarse desde la web del club. Tanto los socios como los invitados pueden comprar sus entradas de manera electrónica a través de boleteriavip.com.ar. Aquellos que quieran hacer la compra de manera personal pueden acercarse a las boleterías del estadio, sede Villa del Parque y Locademia Lavalle. También hay expendio el día del partido en las boleterías del Cilindro. Los no socios pueden acceder a la cancha abonando desde $ 200.

San Lorenzo. Una familia tipo de socios activos abona $ 920. Al momento de asociarte, el club realiza el cobro de las 3 primeras cuotas según la categoría elegida y $ 15, por única vez, correspondientes al carnet (en Huracán, $ 80). Adhiriéndote al débito automático, el club te da la bienvenida regalándote dos plateas para que vayas a ver el debut en la Copa Libertadores de local, el 15/3, ante Atlético Paranaense. Su eslogan: “Porque los socios hacen grande a un club, San Lorenzo reconoce a sus fieles con premios de lujo”.

Vélez. Una familia tipo de socios activos semiplenos (ingreso a la cancha y al club) abona $ 710 y $ 1.220 para poder además realizar actividades deportivas. Los invitados pueden acceder a la popular pagando $ 200 y a la Platea Norte Baja por $ 500.

Lanús. Un grupo familiar de dos personas abona $ 590, de tres personas $ 740, de cuatro personas $ 830 y de cinco personas $ 950. Además, tienen 10% de descuento con débito automático y el club realiza sorteos de plateas, camisetas autografiadas e indumentaria oficial.

Banfield. Según la web, el grupo familiar tiene un costo de apenas $ 500. Pagando el año completo se bonifica una cuota. Los socios tienen descuentos en indumentaria oficial en Banfield Shop y reciben de manera gratuita la revista oficial del club.

Estudiantes. Tiene planes familiares. El primer miembro abona $ 300. Luego $ 150 la pareja, incluso de matrimonio igualitario, $ 180 cada hijo de 18 a 24 años y $ 130 cada hijo de 6 a 11 años. Esto significa que una familia tipo de socios activos eroga $ 750. En los meses de junio y diciembre se abona la cuota aguinaldo. Los universitarios de hasta 25 años abonan $ 250 y están exentos del pago de la cuota en enero y febrero.

Gimnasia. El grupo familiar tiene un valor de $ 530. El grupo del interior, $ 360. En los meses de junio y diciembre se abona la cuota aguinaldo. Al costo mensual se le suma el 50% de la misma. El club ofrece descuentos adhiriendo al débito automático con la tarjeta Lidercard del club. En poco menos de tres días, la campaña de pago de cuota anual con una camiseta oficial como premio llegó a completar el stock de 400 prendas.

Rosario Central. Un grupo familiar abona $ 930. Los menores de hasta 12 años no abonan cuota societaria. Quienes se adhieran al débito automático participan del sorteo mensual de importantes premios.

Newell’s. Una familia tipo de socios activos abona $ 960. Los menores que tengan menos de 7 años de edad pertenecen a la categoría socio infantil, gratuita, que tiene acceso ilimitado a las instalaciones del club y al estadio como un socio pleno.

Talleres. Un grupo familiar abona $ 450. A esto debe sumarse el abono al espectáculo deportivo, de $ 630, válido para todos los partidos del semestre. El club ofrece una chequera gratuita a la cual se accede con el único requisito de ser socio activo con bonificaciones en compras en supermercados, cine, indumentaria, recreación y gastronomía, para que el ahorro en ese consumo también ayude a mantener tu cuota y abono al día. El socio adherente es una alternativa establecida en el Estatuto Social para promover una mayor presencia en la cancha y más beneficios a los hinchas. Pueden adquirir los partidos individualmente. No abonan cuota social y no tienen participación en la vida política del club. Deben abonar el costo del carnet: $ 100.

Belgrano. Como su rival cordobés, el Pirata cobra una cuota social baja por el grupo familiar ($ 250) y luego suma un abono para ver los partidos del semestre desde la popular de sólo $ 500. Asimismo, ofrece un Club de Beneficios con descuentos en una amplia red de comercios y sorteos mensuales.

Godoy Cruz. El grupo familiar totaliza $ 770 y tiene como beneficio, además de ingresar a la cancha, la entrega gratuita de la revista y la participación en sorteos.

Como corolario, para crecer debemos empezar a respetar a quienes no son socios. Tratarlos de “cuervos” o de “ratas”, como suele leerse en las redes sociales, es una pésima señal. La página web de Huracán es una de las pocas, si no la única, que insólitamente no menciona la palabra “beneficios” en la pestaña de socios. Y esto a pesar de que existen algunos, dignos de destacarse, como el descuento del 10% en los vuelos de cabotaje de Aerolíneas Argentinas, que tiene la mayoría de los clubes. Es hora de trabajar en convenios comerciales con empresas de servicios y ofrecerle al hincha la posibilidad de ahorrarse el valor de la cuota a través de distintas promociones.

Nuestro rival de toda la vida lleva cinco años sumando socios: pasó de 23.000 en 2012 a casi 70.000 en la actualidad. Hace dos años Talleres tenía 1.600 socios y hoy anda por los ¡50.000! Esto no se consigue esperando sentados en la sede a que suene el teléfono ni demonizando a los hinchas que aun no tramitaron su carnet, como si fuesen traidores. Esa clase de reacción es un síntoma de incomprensión de un problema que lleva décadas. Se requiere una inversión en recursos humanos, el desarrollo de ideas originales y, lo más importante, buenas campañas futbolísticas a partir del armado de planteles competitivos. Esa debe ser la meta que debe trazarse Huracán para los próximos años.

Marcelo Benini
Director del periódico El Barrio

www.periodicoelbarrio.com.ar
mbenini@periodicoelbarrio.com.ar
@MarceBenini

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: