El Vestuario, ese puto amo… (Por Fernando Figmonare)

Cuenta la leyenda futbolera que cuando Ruggeri llegó al Real Madrid en 1988, entró al vestuario y, como haría cualquiera, se sentó en el lugar que mejor le pareció. Habían pasado dos años de que Argentina saliera campeón mundial en México. Por entonces, Emilio Butragueño, integrante de la selección española eliminada en cuartos de final de ese mismo mundial, lo miró y le dijo algo más o menos así: “Chaval en este vestuario nadie se sienta dónde quiere y a ti te toca ese lugar”. Obviamente, no era el lugar elegido por Ruggeri.

Mucho mas acá, el sorprendente campeón de la última liga inglesa -el Leicester- en esta temporada se puso rápidamente en zona de peligro -en términos de descenso- mientras los jugadores le pedían a los directivos que echaran al DT Claudio Rainieri, responsable directo de tal sorprendente título. Los directivos finalmente hocicaron, echaron a Rainieri, el equipo salió de zona de descenso, eliminó al Sevilla en la Champions y si tuviera un excedente le tiraría unos billetes en su cruce con el Atlético de Madrid.

Escribir esta nota no será gratuito (no se asusten amigos de Patria Quemera no me tendrán que pagar). Seguramente me ligaré un conjunto de opiniones divergentes, algún que otro insulto (sean originales siempre es bueno aprender insultos nuevos), y algunos otros pensarán que, con mi opinión, estoy defendiendo a un conjunto de mercenarios que se cagan en nuestra pasión, en nuestras alegrías y en nuestras tristezas.

Pero NO, no los defiendo. Cada vez que descendió Huracán lloré todo lo que no lloré cuando murieron mi viejo y mi vieja y el lunes siguiente no fui a laburar porque no tenía ganas de enfrentar a ese puto mundo que seguía como si tal cosa con el Globo descendido. Pero me bajo del para avalancha y trato de entender un poco de esa construcción cultural (Menotti dixit) que es “pasión, juego y espectáculo”, el fútbol.

En primer lugar hay que entender el carácter de “trabajador” del jugador para no hacerse falsas expectativas. El jugador de primera no es un trabajador como nosotros, no le teme a la desocupación, nos envuelve con su ego, hace lo que todos quisimos hacer y solo ellos lograron: vivir de jugar a la pelota. El vestuario es de ellos, no es de los DT, ni de los dirigentes y mucho menos de nosotros los hinchas. Los hinchas somos víctimas de quienes no entienden este juego.

¿Quiénes deben construir el círculo virtuoso?, Los dirigentes, ¿Cómo? Entendiendo, con un proyecto a cumplir, cuáles son los pasos a seguir. Esto es, ¿poner de DT a quien el plantel quiera? NO…Otro NO rotundo, pero tampoco es ir contra la voluntad del plantel, de puro caprichoso, si no estás dispuesto a limpiar medio plantel y reemplazarlo por jugadores dóciles a tus ideas y a tu elección de DT. Si te vas a arreglar con lo que hay (y no hago un juicio de valor de lo que hay, será para otra nota), tenes que convivir con lo que hay en los mejores términos posibles.

No es una cuestión de quién la tiene más larga. Huracán la tiene más larga que todos nuestros enojos, caprichos y berrinches. El que no lo entienda, hincha o dirigente, no está a la altura de Huracán. Los jugadores quedan excluidos, ya se habrán dado cuenta por qué. Y, para finalizar, no nos victimicemos, nuestros jugadores no son muy diferentes a las media….

Abrazo de Gol y muchas gracias como siempre a los amigos de Patria Quemera, que cada tanto me hacen sentir parte de ellos….

Fernando Claudio Fimognare (@monosimio)

 

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: