Globo de los milagros (Atl. Rafaela 1-1 Huracán)

Atlético de Rafaela vencía a Huracán por 1 a 0 en un pésimo partido del equipo del vasco, pero en la última jugada del encuentro, Nicolás Romat la clavó en el ángulo y el globo rescató agónicamente un punto inmerecido pero muy importante.

¡Que el árbol no tape el bosque! Huracán jugó, por lejos, el peor de los cinco partidos de la era Azconzábal y, salvo la actuación de Marinelli, no hay nada rescatable de este empate y sí muchísimas cosas por corregir para el futuro inmediato. El globo estuvo paralizado en la cancha durante los 90 minutos, no hubo asociaciones ni juego elaborado, sufrió en demasía en defensa y la suerte, esta vez, estuvo de su lado.

Cuesta entender el motivo por el cual el conjunto quemero padeció tanto este partido; tal vez por las dimensiones de la cancha, tal vez por la altura de los rivales. El globo nunca se metió en el juego y desde el minuto uno, con un cabezazo que desvió Marinelli de forma excelente, fue inquietado por el elenco dirigido por Juan Manuel Llop. Sufrió en cada pelota parada, en cada pelotazo a espaldas de los laterales y los generadores de juego y de ataques (González, Angulo, Bogado) hoy estuvieron apagados.

Para colmo, ni bien comenzado el segundo tiempo, el ex Huracán Leandro Díaz (al que le quedó muy grande la camiseta cuando estuvo en la institución de Parque Patricios y rescindió rápidamente su contrato) abrió el marcador para Rafaela, luego de un horror de Mario Risso perdiendo la marca en tres cuartos de cancha y dejando solo a Nervo contra dos atacantes.

Y si Rafaela no liquidó el encuentro en los minutos posteriores al gol fue solamente gracias a la gran actuación del arquero quemero, que le tocó jugar por la suspensión de Marcos Díaz y cumplió con creces las expectativas. Los minutos pasaban y Huracán no reaccionaba, ni tampoco su entrenador, que volvió a demorar en poner a Romero Gamarra y Montenegro (ingresaron faltando diez y cinco minutos, respectivamente).

Con pelotazos, como podía (y es lo único rescatable) Huracán fue durante los últimos minutos sin parar y ya en tiempo adicionado, tras una serie de rebotes en el área, la pelota le cayó al pecho de Nicolás Romat, quien controló y de volea la puso en el ángulo, convirtiendo un gol de otro partido para el delirio tanto de los jugadores como del Vasco, que festejó mucho este tanto.

Fue final y Huracán se trae un punto muy valioso para seguir escalando en la zona de los promedios pero una preocupación muy grande, el nivel del equipo y de muchos jugadores individualmente. La próxima fecha será ante un rival directo, Arsenal de Sarandí, que acumula cinco derrotas consecutivas y hoy se ubica en zona de descenso directo. El partido se disputará el próximo viernes “santo”, en el Tomás Adolfo Ducó desde las 19.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: