Un golpe al corazón (Huracán 1-2 Arsenal)

De no creer: Arsenal, que en lo que va del 2017 había perdido todos sus partidos y que hacía más de un año no ganaba como visitante, derrotó al globo a domicilio por 2 a 1 y lo volvió a complicar seriamente en la lucha por no descender. El equipo de Azconzábal volvió a jugar pésimo y lo perdió solo, faltando dos minutos.

En el fútbol la suerte no es eterna; a la corta o a la larga se termina. Huracán venía jugando muy mal partido tras partido pero, por cosas del fútbol, no perdía y sumaba. Lamentablemente, y en un encuentro clave ante un rival directo, se tropezó de nuevo con la misma piedra pero esta vez la fortuna no acompañó y ahora el panorama es poco alentador.

Un equipo sin ideas, sin volantes que manejen la pelota, con R. Gamarra, Montenegro y Toranzo sentados en el banco y que ingresan siempre tarde. Un equipo sin poder ofensivo, que depende de alguna arremetida de González, Briasco o hasta de Romat y que cuando lo atacan, sufre y mucho. Todo esto fue Huracán esta noche ante el último equipo de la tabla de posiciones, Arsenal de Sarandí.

Yendo al juego, poco para analizar: aunque desde el comienzo trató de ir en busca del arco rival, el elenco del Vasco careció de juego asociado y nunca pudo quebrar la defensa de los dirigidos por Grondona. Para colmo, en la primera aproximación de la visita, el equipo quedó desordenado y Nervo tuvo que cortar en el borde del área y, de tiro libre, Brunetta colocó la pelota en el ángulo para poner a Arsenal en ventaja. Golpeado, el globo trató de ir como pudo pero no encontró espacio alguno y se fue al descanso ante los silbidos de la gente, que en muy buen número se hizo presente en el Ducó.

Si hay algo para destacar o algo rescatable de esta nefasta noche, fueron los 45 minutos de Romero Gamarra. El kaku ingresó en el complemento en lugar de Bogado y fue quien generó toda jugada de peligro que haya tenido Huracán en la segunda etapa. Desde el comienzo hasta el final fue quien se encargó de manejar la pelota y, con sus gambetas y desequilibrio, es el único punto positivo de la noche. Claro que no fue ayudado por sus compañeros, ya que todo se hizo aún cuesta arriba cuando fue expulsado, por doble amarilla, Nicolás Romat cuando recién arrancaba el segundo tiempo.

El equipo quedó parado con una línea de tres, con Fritzler junto a Nervo y Mancinelli en la zaga y sin volante central de marca, ya que ingresó el Pato Toranzo para cumplir esa función. Aun así, a partir de allí se vio lo mejor del globo en el encuentro y pudo llegar al empate luego de una corrida de Mariano González, quien llegó al fondo y le puso la pelota en la cabeza al pibe Briasco para poner la igualdad. Los minutos posteriores también fueron todo del conjunto de Parque Patricios, que hasta tuvo alguna que otra chance para ganarlo pero faltando tan solo dos minutos llegó lo peor: Luego de un pelotazo intrascendente que no quiso salir por la banda, Fragapane corrió a Fritzler de atrás, le ganó en velocidad y le comió la posición y desde un ángulo cerrado habilitó a Sánchez Sotelo, quien llegó libre desde atrás y convirtió el 2 a 1 final, lo que fue un baldazo de agua helada para todo el pueblo quemero y lo que fue un nuevo capítulo de: “La gran Huracán”.

El globo perdió un partido visagra y demostró que peleará hasta el final por la permanencia. Encima ahora se le viene una seguidilla de partidos durísimos en los que deberá sumar como pueda y prender velas para que no sumen los de abajo. Lo cierto es que para Huracán, es viernes… no fue para nada santo.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: