¿Qué pretende usted de mí?

Si me vivo haciendo preguntas, las cuales comparto con ustedes semanalmente, imaginen todas las que tengo hoy después de haber visto el PAPELÓN del Globo en Formosa, más allá del triunfo y el enorme partido que hizo CADU. Para archivar y no volver a ver nunca más.

No me interesa hacer una crónica del partido, no me corresponde, no es mi función. Sin embargo, quiero hacer un repaso y volver a remarcar ciertas cuestiones que al parecer sólo la vemos los hinchas.

Seguimos fallando en el gol, eso está más que claro, pero a su vez también seguimos teniendo errores amateurs en la defensa. Hace unos partidos los errores fueron de Sosa, anoche padecimos los de Risso. El uruguayo, a mi gusto, los partidos en los que había participado anteriormente había tenido un desempeño aceptable y por momentos hasta sorprendente, pero todo lo que sube baja y ayer se cayó. Tuvo incidencia en ambos goles, con errores amateurs en las dos ocasiones. ¿Si no está Mancinelli y Risso no está en condiciones para jugar, por qué no juega alguno de los “pibes” de la reserva? ¿Qué pasa con la reserva? ¿Son intocables? ¿No los dejan subir? ¿Desde arriba o desde abajo?

Siguiendo con la línea defensiva, Nervo cada partido demuestra que no está comprometido actitudinalmente. Viene zafando del papelón porque siempre hay alguien que se manda un moco peor que el de él. Necesita descansar un poquito al lado de Bogado.

Hace meses que venimos pidiendo a Montenegro, Gamarra y a Toranzo en el primer equipo, ¿y qué pasó?

Por lejos, El Rolfi fue el mejor jugador del partido. No estuvo afilado en el gol, dejó pasar varias oportunidades, pero se cansó de querer hacer jugar al equipo, de tocar la pelota, abrir, buscar la forma de lastimar. Funcionó muy bien con el Kaku, y se asociaron de manera correcta. El ejemplo claro es el primer gol. El 10 le pone una pelota exquisita a Diego Mendoza, e hizo que el ex Estudiantes vuelva al gol.

El Pato no está al nivel que necesita el equipo, ayer se lo notó poco móvil, lento y hasta por momentos le costaba sacarse jugadores de encima. Pero vamos a ser sinceros, verlos juntos, tocándose la pelota… tiene otro sabor. Otra clase.

Uno de los errores más graves que tuvo Huracán ayer, es haber querido jugar al pelotazo (todo el segundo tiempo) cuando tenés tres volantes creativos y cuando estás viendo que tú rival está jugando a la par tuya. Tenés un solo player que te marca en el centro, Compagnucci, no podés dejar el medio muy descuidado porque van a pasarte como una puerta giratoria. Y menos que menos, si tenés una defensa que no está segura.

En líneas generales, el segundo tiempo fue malo tirando a malísimo para el Globo. El Vasco seguía anotando “cosas” en su papelito y nos hicieron el segundo gol que gracias al número 16 que volvió a mojar pudimos empatar nuevamente el partido.

En la desesperación Azconzábal tiró toda la carne al asador y puso a Fritzler, Briasco y Angulo. ¿Cambió algo? Poco, seguimos jugando horriblemente. En la última casi que zafábamos de los penales, cuando Villalba puso una excelsa bocha en el ángulo pero le chingó por unos milímetros. Fuimos a los benditos penales.

Arrancó pateando el CADU. Agarró la pelota Nahuel Sica y por suerte la mandó al lado de la de Higuaín en la final con Chile, y sus otros dos compañeros lo siguieron con la misma puntería. Yo no quiero ni preguntarme que podía pasar si esos chicos los metían…

Por suerte, los jugadores no festejaron mucho dentro del campo. Eso hubiese sido un verdadero papelón. Se los vió muy contentos con el pase de ronda, con el cheque en el vestuario. Hoy el 1 quemero dijo que había que bancarlos más… ¿Más? ¿Es necesario?

Ahora se viene lo lindo, el próximo rival es el ganador entre Colón de Santa Fe e Independiente Rivadavia de Mendoza. ¿Qué pasa si nos toca contra Colón? ¿Se juega contra el Führer? ¿O algunos de sus discípulos van a estar cansados?

Más allá de este partido, Huracán reafirmó su mal momento futbolístico y demostró una vez más que es endeble ante cualquier equipo. No importa que sea el primero del torneo, el ya descendido o de tres categorías abajo.

El partido con Aldosivi es el que importa ahora, no le pudimos ganar a ningún rival directo. El Tiburón viene de mal en peor, bah, un poco peor que nosotros, pero no demos por vencido al Globo que ya salimos de peores. Si ganamos es un impulso no sólo en números por el promedio sino también anímico porque la fecha que le sigue es la de los clásicos.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: